Roadtrip. Una palabra que inevitablemente se asocia a Estados Unidos y principalmente, a una de las rutas más conocidas del mundo, la Ruta 66. Seguro que ya te imaginas recorriéndola en moto, o en descapotable a lo Thelma&Louise. ¡Benditas pelis americanas que nos descubrieron esta forma de viajar y algunas casi lo conviertieron en filosofía de vida!

¿Quién no ha soñado alguna vez en recorrer el país en coche? Estados Unidos es el país ideal para hacerlo, pues aparte de la 66 tiene muchas otras rutas menos míticas pero igual (o más) bonitas. ¡Incluso hay quien ha diseñado el mapa para hacer todo el país de la forma más óptima!

El roadtrip más óptimo por Estados Unidos, via Randy Olson

Un roadtrip puede ser una forma muy barata de viajar o se nos puede ir de las manos (como nos pasó a nosotros en Cerdeña, que nos liamos a hacer kilometros sin tener en cuenta el precio de la gasolina), así que te contamos lo que debes tener en cuenta para ahorrar en tu roadtrip por Estados Unidos.

Puntos para el ahorro

Después de nuestra primera (y esperemos que no sea la única) recorriendo parte del estado de Virginia en coche, hemos hecho una lista de los puntos que más pueden disparar nuestro presupuesto y como mantenerlos bajo control.

Documentación y previas

Puede parecer superfluo, pero más de uno ha llegado al aeropuerto sin tener toda la documentación en regla, así que para ahorrarte disgustos antes de hora, te recordamos que:

  • Revisa la validez de pasaporte. Sí, sabemos que viajas a menudo, pero no está de más darle un ojo a la página de la foto y ver que la fecha de caducidad está aún lejos. El pasaporte español, al estar incluidos dentro del programa de Visa Waiver, debe tener una validez de mínimo 90 días desde la fecha de entrada al país. Para otros pasaportes, debe ser superior a 6 meses.
  • Debes hacer el ESTA antes de embarcar. Se trata de un cuestionario online que incluye las famosas preguntas de si vas a matar al presidente o estuviste en la IIGM. Cuesta 14$ y tiene una validez de 2 años. En Viajes Road Trip USA tenéis una guía muy completa para rellenarlo sin problemas.
  • Desde hace unos años (reforzado tras la llegada del amigo Trump) los Estados Unidos tienen una política bastante estricta con algunos países de Oriente Medio, por lo que si recientemente has estado has estado en Siria, Irak, Irán, Sudán, Libia, Somalia o Yemen a partir del 1 de marzo de 2011 (incluido), la ESTA no será aprobada, aunque tu pasaporte sea válido. Entonces deberás solicitar un visado de turista por el módico precio de 160$, rellenando primero una solicitud online y concertando una entrevista en la Embajada de Estados Unidos (en el caso de España situada en Madrid). Los chicos de 365 Sábados Viajando tuvieron que pasar por esto por haber visitado Irán y publicaron una guía para no perderse en el proceso.
  • Llevar el Carnet Internacional de Conducir, un documento que parece sacado del NO-DO (tanto en estilo como en tipografía) que no cabe en ninguna cartera pero confirma que tienes un carnet de conducir válido en todo el mundo. El coste es de 10,20€ y la válidez por 1 año, por lo que hay que irlo renovando. A nosotros no nos lo han pedido nunca, con el carnet de conducir suele ser suficiente para alquilar el coche, pero es uno de los por si acasos que preferimos llevar cubiertos. El proceso es bastante fácil, básicamente pedir hora en la web de la DGT y presentarte con una foto de carnet, el impreso rellenado, tu carnet de conducir y la pasta, pero Con Mochila lo explica muy bien aquí
  • En España estamos acostumbrados a tener una asistencia médica de calidad gratuita, de forma que si nos pasa algo vamos al médico sin problema. En Estados Unidos no es así y las consultas médicas hay que pagarlas, aunque se trate de un simple catarro, como nos cuentan Algo Que Recordar. Por ese motivo otro de los por si acasos que nos llevamos es un seguro de viajes con buenas coberturas médicas. Nosotros cogimos el de Chapka, por las altisimas coberturas médicas que ofrece en Estados Unidos, teniendo en cuenta que somos bastante patosos. Preferimos invertir que luego lamentarnos por tener que pagar una factura que nos arruine las vacaciones.
  • Consulta con tu compañía telefónica el coste del Roaming. Nosotros llevamos Vodafone, que incluye Estados Unidos en su tarifa roaming, de forma que tanto las llamadas como los datos son exactamente los mismos que en casa, sin coste adicional.
  • No somos partidarios de llevar demasiado dinero en efectivo, porque te obliga a estar pendiente de encontrar cajeros automáticos o casas de cambio. Después del fiasco de Evobanco y saber que nos aplicarían su cambio para retiradas y pagos (con un incremento del 5% aproximado por transacción), quisimos probar la tarjeta prepago de Revolut y la verdad es que hemos quedado muy contentos. Se carga al momento desde tu tarjeta habitual y el cambio aplicado es prácticamente el oficial. Fue nuestro medio de pago en prácticamente el 95% de transacciones y no tuvimos ningún problema. Además en la app móvil te indica precio real en USD y el cobrado en EUR, además de clasificarte cada gasto por categorías.
¿Ya tienes toda la documentación lista? via Shutterstock

¿Ya tienes toda la documentación lista? via Shutterstock

Alquiler del coche

Éste será uno de los gastos más importantes del viaje, y el protagonista de nuestra aventura, así que hay que ir con cuidado. Como complemento a nuestra guía para alquilar coche sin que te timen, para Estados Unidos recomendaríamos específicamente lo siguiente:

  • Sabemos que eso de conducir un cañonero o un Mustang V8 da un punto más auténtico a tu roadtrip por Estados Unidos y es ideal para el postureo, pero sé práctico y en el momento de la reserva pide que te den el coche mas pequeño, porque consumirá menos. Recuerdalo amablemente con una sonrisa al coger el coche, si es “the smallest one”.
alquiler coche Estados Unidos

El de la derecha es el nuestro, 20$ el lleno del depósito… ¡El tamaño importa!

  • Hay companías que incluyen GRATIS a la pareja/conyuge como conductor adicional, infórmate antes de contratar este servicio. Nosotros solicitamos un conductor adicional (unos 60$ aproximadamente) y al llegar al mostrador de Avis nos preguntaron si el Residente y yo éramos pareja. Al decir que sí (no llevamos anillo y no nos pidieron documento acredititativo), nos informaron que en ese caso, está incluído de forma gratuita. Preguntad específicamente en cada compañía antes de hacer la reserva, pues os puede ahorrar unos eurillos. En caso de duda, haced la reserva online para uno y añadid el segundo en el mostrador directamente.
  • Respeta las señales de velocidad. Es lógico, sí, pero allí la mayoría de coches son automáticos y es muy fácil que te pese el pie. Además, la velocidad está en millas (tanto en señales como en el panel del coche) y haciendo cálculos de forma rápida, 1 milla = 1,6km por lo que 60 millas son unos 90km. El límite de tolerancia está sobre las 5 millas. Si te parase la policia, mantén las manos siempre visibles.
  • Evita las carreteras de peaje. El sistema de carreteras americano es algo liado y algunas interstate tenían un carril business/toll señalizado en amarillo, que es de pago con el dispositivo tipo Teletac que lleva el vehículo. Para no liarte, es mejor que lleves internet (Vodafone incluye Estados Unidos en su roaming, puedes comprar una SIM o alquilar un Tep Wireless) en el móvil para poder usar Google Maps como GPS y poder seleccionar la opción “evitar peajes”, además de la comodidad que supone el GPS para no perderse.
  • OJO en aparcar en las ciudades. Muchas calles tienen señales de prohibido aparcar, limitaciones horarias… y es fácil hacerse un lío y que se te lleve el coche la grua Los coches no suelen llevar papelito de zona porque se paga por app o matrícula, así que fíjate siempre en la señal. Verás que hay muchos parkings privados cuyo precio puede variar de una calle a otra.

    Con la señal verde tienes dos horas gratis en el horario establecido y zona, posteriormente es libre

    Con la señal verde tienes dos horas gratis en el horario establecido y zona, posteriormente es libre

  • No debería preocuparte la gasolina, pues allí el precio va por galones (1 galón= 3,7 litros) y por lo tanto el precio del litro, tal y como estamos acostumbrados, es irrisorio. Al llegar (finales de agosto 2017) costaba 2.09$ , unos 1,73€ cuatro litros, por lo que flipamos al hacer lleno con 20$.
  • Compara el precio de la gasolina. Si llevas internet, puedes hacerlo con Gas Buddy, tanto en la web directamente como en la app. Y sinó, pues mirando entre las diferentes gasolineras. Lo normal es que al llegar a cualquier pueblo haya más de una, indicando el precio en letreros luminosos de dos colores: rojo para regular (sin plomo) y verde para diesel (¡Qué ironía!). ¡Nosotros vimos que podía haber mucha diferencia sólo cruzando la calle!
gas price USA

Estampa clásica de una gasolinera, con los indicadores de precio

Alojamiento

Este punto se comerá también una gran parte de tu presupuesto (algo que no sucede si alquilas una campervan, aunque el precio del alquiler es más caro), por lo que te recomendamos:

  • Valorar la opción camping. En la mayoría de casos, supone facturar la tienda (unos 30€ por trayecto en las lowcost europeas, incluida en la mayoría de vuelos transatlánticos) pero te da más libertad, pues puedes acampar en alguno de los más de 10000 campings que hay en el país y que puedes localizar aquí. Si vas a recorrer algún parque nacional o natural, también hay zonas de acampada. Comprueba los precios online para hacerte una idea del gasto que te supondrá.
  • Utiliza un comparador de hoteles tipo Hotels Combined o Booking.com en busca de precios medios por la zona y diferentes opciones. Si existe la opción, coge siempre cancelable, por si tus planes o ruta cambiaran en el último momento.
  • Utiliza Google Maps para calcular distancias, Estados Unidos es muy grande y podemos pecar de optimistas pensando que en un día haremos 600km por según que carretera. Planifica unas 300 millas máximo entre ciudades si quieres hacer paradas.
  • Si prefieres improvisar la noche y dormir en el primer hotel que te pille a mano, éste es tu país. Practicamente todos los pueblos (incluso aquellos más pequeños) tienen varios hoteles a la entrada, generalmente de la cadena Choice Hotels, que están bastante bien e incluyen en su mayoría el desayuno. Durante nuestro viaje nos alojamos en varias marcas de la cadena y no tenemos queja. En las carreteras interstate encontrarás prácticamente a cada salida un cartel que te indica qué opciones de alojamiento hay disponibles. De esta forma puedes hacer walk-in sin necesidad de tenerlo todo reservado antes de salir de casa, aunque te arriesgas a que por cualquier motivo no tengan habitaciones o no sea tan económico como habías pensado, pero es un alivio saber que existe esta opción. Ten en cuenta que estos hoteles no están en el centro del pueblo, pero dado que necesitarás el coche para todo, para nosotros no supuso ningún problema.
Carteles con lasopciones de alojamiento via Citizen Times.com

Carteles con lasopciones de alojamiento via Citizen Times.com

  • Busca el desayuno incluído. ¿Acaso hay algo más satisfactorio que levantarse y tener un bufet desayuno esperándote? Seguro que hay algún estudio que demuestra que cuando viajamos y nuestro hotel incluye el desayuno, comemos más de lo que lo hacemos en casa, dónde pasamos con un par de tostadas y un café. Pero… ¿cómo no vas a probar los huevos revueltos, y los bagels, los yogures y el té? ¡Si hasta puedes repetir! Si eres de este club,no te preocupes, deja tu comentario aquí abajo porque te entendemos perfectamente.
En diferencia pequeñas, siempre desayuno incluído

En diferencia pequeñas, siempre desayuno incluído

Atracciones

Es normal cuándo viajamos querer visitar museos, exhibiciones o parques temáticos, aunque ya hemos comprobado en anteriores viajes que esto puede hacer que se te dispare el presupuesto en según qué ciudades.

  • Infórmate antes de ir si es imprescindible pagar la entrada. No estamos diciendo que te cueles, pero hay visitas como la de Colonial Williamsburg que no requieren la entrada para ver el recinto histórico, aunque ésta da acceso a exhibiciones.
Colonial Williamsburg

Entrada de Colonial Williamsburg. Parece que toca pagar los 40$ pero nadie ni nada te impide pasar hacia el fondo

  • Mira si vale la pena. En el estado de Virginia nos hemos encontrado con atracciones de pago que teníamos cubiertas por el premio de Travels of Adam que no valía la pena pagar por ellas. Vamos, que te quedas con una sensación de “¡Menos mal que no he pagado!” El internet de los hoteles será tu amigo para hacer los deberes por la noche y planificar el día siguiente.
  • Sigue en redes sociales a las oficinas de turismo de cada estado, región o pueblo. Sí, incluso el pueblo más pequeño tiene su Visitor’s Center lleno de folletos, dónde una encantadora abuelita te atenderá y te dirá lo contentos que están de que hayas llegado a su pueblo. También puede ser una buena opción como rutina diaria, pasar por el Visitor’s Center y dejarse aconsejar o preguntar por cosas gratis para hacer.
adorable granny US

La jefa del Blue Ridge Visitor’s Center

  • Muchos museos estatales son gratuitos o tienen gratuidad algún día. En Washington DC tienes todos los Smithsonian,un planazo con mayúsculas para pasar una tarde. Y no lo decimos en vano, en el Air&Space Museum de DC pasamos una tarde entera
free museums US

El Air&Space Museum visto desde arriba

Comida

Llegamos a la madre del cordero, o del ternero, depende de como se mire. La gastronomía americana no brilla a primera vista por su calidad, pero de algo te tienes que alimentar mientras estás de viaje. Y si quieres mantener a raya el presupuesto y comer sano, la cosa se complica y mucho. Estados Unidos ha entrado de cabeza en nuestro listado de países dónde peor hemos comido. Bueno, la verdad es que ese listado no existía y ha tenido el dudoso honor de inaugurarlo. Algunos métodos de ahorro:

  • Fast-food. Los hay por todas partes y en todos los pueblos. No sólo hablamos de McDonalds, sinó de otras opciones similares (Taco Bell, Burger King, Wendy’s…) colocadas en hilera y con drive trough a la entrada de todas las localidades, para que puedas escoger. El primer día hace gracia, además que un menú para 2 suelen ser unos 12$, pero es insostenible a  medio-largo plazo.
  • En las carreteras encontramos la opción del Golden Corral, una opción que con moderación no está nada mal. El menú del día cuesta 8.99$ (7,5€!) -sin bebida- y puedes servirte todo lo que quieras, desde gofres hasta ensaladas. La sección de carnes está bastante buena para ser bufet y la sección de postres es una mezcla entre nauseas, diabetes y gula.
  • Hincharse en el desayuno. Dicen (erróneamente) que el desayuno es la comida más importante del día, así que puedes darte un festín matinal y no tener hambre en todo el día. Ya no es falta de apetito, sinó que es oir hablar de comida u olerla y ponerte enfermo. ¡Igual se nos fueron de las manos las tortitas!
IHOP breakfast

Desayuno “básico” en IHOP (International House of Pancakes), así ligerito

  • Ya hemos hablado en el punto anterior de buscar hoteles con desayuno incluído. No es broma, en algunos casos la diferencia de precio es mínima, y por lo menos puedes comer algo de buena mañana. Aunque la opción más sana que encontramos fueron 2 manzanas y un yogur griego desnatado con fresas (a esto le falla algo”griego desnatado…”), es cuestión de controlarse y coger sólo lo que comerías en casa, ni más ni menos. Bueno, se permite llevarte un par de tostadas para el picnic de media mañana. En todos los sitios dónde estuvimos tenían esta gofrera y la máquina con el preparado de masa al lado: servir, calentar y comer.
  • Refill gratis es el demonio. En la mayoría de locales de comida rápida pagas un vaso (2-3$) y puedes llenarlo tantas veces como quieras gratis. Vamos, que por el precio de una coca-cola tienes para toda la comida. Está todo tan orientado a que consumas bebidas azúcaradas que a veces el agua (que es gratis, sin necesidad de pagar el vaso) cuesta de encontrar. O nos cruzamos con cosas como ésta…
soda fountain US

Ojito a la limonada… 0% zumo. 100% sinceridad. ¿Dónde está el agua?

  • Todos los hoteles, tengan o no desayuno incluído, tienen en la entrada una máquina de café y té, además de una cafetera en la habitación con sobres a tu disposición. Así que estás de enhorabuena si eres un adicto y no eres persona sin tu café matinal.
free morning coffee

Máquinas de café y té a la entrada de TODOS los hoteles

  • Hacer la compra en supermercados Walmart (o Target, o Food Lion…). Sin duda es la mejor forma de ahorrar y a la vez intentar comer algo sano (o escoger qué comes). Estos supermercados son tipo Carrefour y se encuentran un poco a las afueras de la ciudad, aunque si tienes coche no tendrás problema. Puedes coger el hábito de dedicarle un ratito a primera hora, de forma que lo que compras es fresco. A parte de horrorizarte con los tamaños de los productos, aquí puedes comprar fruta, ensaladas, embutidos al corte, yogures (no logré encontrar naturales, todos eran con sabores), snacks para el viaje e incluso huevos cocidos en pack de 6, algo que nos ha equilibrado muchas comidas a nivel protéico. Depende a la hora que vayas, hay algunos productos con la etiqueta del 50%, posiblemente porque estén a punto de llegar a la fecha de consumo recomendado. Eso no significa que estén caducados, pero sí que tú te ahorrarás unos dólares comprando el pícnic de cada día. Lo más fácil es poner en GoogleMaps directamente “Walmart” y te mostrará el más cercano a tu posición.
chetos US

¡Póngame una Dra por escala para saber cómo de grande son los Chetos!

  • No salgas a cenar fuera. A todos nos gusta salir a cenar de vez en cuándo, y más si estamos de vacaciones. Dado que es posible que pases el día por ahi, te será más fácil comer fuera que cenar. Prácticamente todos los hoteles dónde nos alojamos tenían microondas, así que dentro de nuestro ritual de compra diario, cogíamos de la sección de congelados unas bandejas de la marca Michalinas o Banquet que, por el módico precio de 0.87$, teníamos listas en un par de minutos. Evidentemente, esta opción tampoco es la más sana, pero sí la más económica y variada (dentro de lo que es): arroz con carne, pasta, carne en salsa, puré de patatas… Y tenemos que reconocer que muchas veces hemos comido peor en los aviones. De esta forma matas tres pájaros de un tiro: cansancio acumulado al final del día (al estar en tu habitación, nadie te impide cenar en ropa interior o con el albornoz), platos calientes más elaborados que una hamburguesa y ahorrarte la propina, que por ley (y educación) debe ser mínimo del 15% cuando vas a un restaurante.
food roadtrip

Un ejemplo de nuestra nevera nocturna. Las Michalinas nos salvaron el viaje

Así es como hemos conseguido viajar por el estado de Virginia durante 15 días sin agujerear nuestro bolsillo. Si has visitado Estados Unidos, ¿Se te ocurre alguna forma más para ahorrar? ¡Cuentánosla en los comentarios!

Sobre El Autor

Infectada del virus viajero sin ganas de curarse. Fotógrafa que prefiere viajar sin equipaje. Sinceridad ante todo, escribo sobre experiencias vividas. ¿Te animas a seguirme en mis viajes?

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.