Vamos, no seas tímido. Has llegado hasta aquí con ganas de preguntar algo, ahora tienes la oportunidad. Una ruta, una sugerencia, alguna felicitación, insultos (siempre con cariño)… lo que quieras.
Tenemos algo en común, ambos padecemos la misma enfermedad, así que dispara 😉

También puedes utilizar otras formas de contacto (benditas Redes Sociales)