Hoy en día parece que viajar tenga que ser sinónimo de rápidez e inmediatez, de tener que llegar a tu destino lo antes posible para empezar a visitar cosas. Imagino que eso sucede porque somos una generación nacida con las compañías de vuelos lowcost (y aéreas en general), que por mucho menos de lo que valía un billete de avión hace 20 años nos permiten plantarnos en la otra punta del continente europeo en menos de 3 horas, o desayunar en París y poder llegar a casa de la abuela en la comida del domingo.

Sin embargo, hay muchos motivos por los que alguien prefiera coger el barco al avión: miedo a volar, temor a retrasos, bicicletas, animales de compañía (aceptamos niños en este grupo), querer ir con tu coche, exceso de equipaje…

Para nosotros, confesos amantes de la rapidez en los traslados, ha sido otro: nuestra Terroneta🚐 Y es que cuando te compras una furgo es como cuando tienes hijos, tu forma de viajar va a cambiar para siempre.

Viajar en furgoneta

Sí que es verdad que hasta ahora habíamos hecho fly&drive, es decir, volar a destino y alquilar un coche. De esta forma hemos recorrido (tanto juntos como por separado) Escocia, Irlanda, Islandia y Cerdeña, haciendo acampada libre y convirtiendo nuestros pequeños compañeros de viaje en improvisados campamentos ambulantes con todo lo necesario para vivir unos días.

Será que nos acercamos a los 30 pero hacía tiempo que nos gustaba la idea de llevarlo todo encima, así que después de la experiencia islandesa, nos compramos una furgo. Y aunque es verdad que puedes alquilar furgos en prácticamente todos los sitios (a veces a precios desorbitados), una vez te la has hecho tuya y sabes dónde está todo, te da como pereza tener que empezar de 0.

¡A Menorca en Baleària!

Aprovechando unos billetes con Baleària que nos tocaron el año pasado, y tras confirmar con ellos que podíamos llevar la furgo, decidimos que Menorca sería el destino ideal para pasar Semana Santa (o un fin de semana, pues el lunes santo embarcábamos de vuelta a las 8 de la mañana), y sacar a nuestra “pequeña” de las fronteras catalanas sin tener que conducir demasiado. Así que os contaremos cómo fue nuestra experiencia a bordo, para animaros a todos a visitar las Baleares (¡desde luego, motivos no faltan!).

Embarque y desembarque en el ferry

Tras comprar los billetes online e incluir a tu furgoneta como un pasajero más (es importante que indiques medidas, para asegurarte que luego no hay problemas en el embarque), hay que hacer el checkin online como si fueras en avión. Imprimiendo las tarjetas de embarque en casa te ahorras tener que pasar por la términal. Hay que imprimir tantas tarjetas como pasajeros haya y la del vehículo. Aunque esto no te librará de estar en el puerto 90 minutos antes de la hora de salida del ferry.

Es posible que te asuste el tener que meter tu coche o furgoneta dentro del ferry, de hecho si buscas en youtube “cómo embarcar coche en Baleària salen varios videos explicándolo (incluso hay vídeos de cómo llegar a las terminales), lo que significa que no eres el único con esa duda. Y la verdad, no me extraña. Llegas al puerto, te dan un cartelito con tu destino final (en nuestro caso Ciutadella) y te hacen esperar tras una fila de vehículos. En Barcelona pudimos embarcar los dos montados en la furgoneta, en Ciutadella sólo puede ir el conductor, por lo que el Residente tuvo que hacer el embarque a pie. Eso te lo indican los operarios de cada puerto.

balearia Ciutadella

El embarque en Ciutadella: a pie y en coche

Entonces dan paso y te toca entrar por una de las 4 puertas, en función de tu destino (que llevas indicado en el cartelito). Sólo tienes que encarar bien el vehículo, poner primera, subir la rampa y cruzar los dedos para que no haya nadie arriba y te toque esperar en la rampa (eso si no eres demasiado hábil con el embrague y las cuestas😂)

Si eres de los primeros en embarcar, la cubierta estará vacía, por lo que tendrás más libertad para maniobrar. Pero no te preocupes, porque los operarios te indicarán los movimientos que tienes que hacer para dejar tu vehículo perfectamente listo para iniciar la travesía.

embarque balearia balearia menorca

Para desembarcar, el proceso es el mismo: los coches de delante maniobran para dar la vuelta y bajar por la misma rampa por la que has subido. Sólo hay que seguirlos a una distancia prudencial y desdender la rampa. En el desembarque sí está permitido que todos los pasajeros lo hagan a bordo de su vehículo.

Aparte de vehículos grandes, ¡también puedes embarcar gratis tu bicicleta para recorrer las islas a tu aire!

Alojamiento a bordo

Aunque viajes con tu furgoneta, no está permitido permanecer en el vehículo durante la travesía, por lo que en el momento de reservar tu billete, puedes escoger cinco opciones de alojamiento, ordenadas de más económica a menos, teniendo en cuenta que la comodidad es inversamente proporcional.  Estas son las categorías según la web de Baleària.

  • Lobby Bar:Corresponde a zonas comunes / cafetería. Evidentemente es la más económica pero piensa que tendrás que ir controlando esa plaza durante el trayecto. Si hace buen tiempo, puedes ir en las tumbonas de cubierta, de hecho vimos a mucha gente que corría para dejar sus chaquetas y cosas, a modo de “guardar sitio”. Esto está muy bien si hace buen tiempo, pero no para pasarte una noche entera en una silla de bar.
cubierta balearia

Las tumbonas de cubierta pueden ser una buena opción

butacas balearia

Butacas en la zona del bar. Puede haber mucho ruido en horas punta

  • Buraca : Hay varias salas con butacas estándard, mucho más anchas que el asiento de un avión. Ojo con las dos franjas de butacas al lado del restaurante, porque al estar en zona de movimiento son más ruidosas. Mejor si puedes coger una de las salas separadas.

sirena butacas balearia

  • Butaca superior: reclina más y tiene reposapies, de forma que estarás más cómodo. Si te apuntas al Club Baleària (de forma gratuita), tendrás opción de upgrade gratuito si hay plazas al reservar tu butaca Sirena.

Ten en cuenta que en todas las zonas de butaca deberás tener contigo tu equipaje y vigilarlo si es necesario.

Para más privacidad, hay los camarotes. Tanto los normales como las suites tienen baño integrado, ducha, mesita y enchufes, de forma que puedes trabajar o descansar.

  • Camarote:Camarotes dobles o cuádruples. También camarotes habilitados para personas con movilidad reducida. Nosotros tuvimos uno de estos a la vuelta, ideal para famílias. Las camas superiores se bajan de la pared, por lo que pueden dormir hasta 4 personas.
camarote cuádruple balearia

Esto es lo que pasa cuando confías en tu compañero de viaje

  • Camarote suite:Camarote doble superior, disponible solo en algunos trayectos y pocas habitaciones. A la ida hacia Menorca pudimos disfrutar de un upgrade cortesía de Baleària, pues el barco no iba lleno. Definitivamente, nos estamos aburguesando😂. Los camarotes suite tienen ventanas, cama doble y una pequeña cesta de frutas, por lo que son muy parecidos a una habitación de hotel pero con vistas.

camarote suite balearia camarote suite balearia

Con espejo en la entrada

Con espejo en la entrada

camarote suite balearia

Saliendo de Barcelona

Servicios a bordo

Dado que vamos a pasar entre 6 y 10 horas a bordo del ferry, es importante destacar los servicios que ofrecen para hacer nuestro viaje más ameno.

Restauración

Nos hemos acostumbrado a hacer largos viajes sin comer, porque el precio que te cobran algunas lowcost por un paquete de pipas y un café es una locura. En el ferry de Baleària nos sorprendió ver que el precio del menú bufet (self service) es muy asequible (11€, lejos del precio de comer algo en el aeropuerto), aunque las bebidas no están incluídas. Como cuando ibámos de colonías, hay que coger tu bandeja y hacer todo el recorrido del buffet, escogiendo bebidas, postres y los platos que quieras. Para ser a bordo, la comida tiene muy buena pinta: ¡el rabo de toro estaba buenísimo!

menu balearia

Menú del restaurante bufet

bufet balearia

menu balearia

Rabo de toro a bordo de Baleària

restaurante balearia

Comiendo a bordo del Baleària

En esta última foto se ven las zonas de butacas que comentábamos antes, que es mejor evitar si se quiere tener un viaje tranquilo.

Aparte del restaurante, en el barco hay zona de snacks y barbacoa en la cubierta superior.

balearia bar

Bar en la cubierta

Bar interior el Ferry

Animación

Mucha de la gente que viaja en el ferry son familias, por lo que se agradece que haya talleres y shows. En el ferry Barcelona- Menorca, al ser nocturno, no había espectáculos, pero sí en el de la vuelta, con trayecto diurno: un taller de magia y un show con un mago. De esta forma el trayecto se hace más ameno. Podéis consultar la animación de cada barco en la página web.

magia balearia

Anuncio del espectáculo de magia

Viajar con mascotas

Yo he tenido perro y se me rompía un poquito el corazón cuando trabajaba en KLM y teníamos que facturar a los perros, pues me daba pena pensar que tendrían que pasarse muchas horas encerrados en la bodega de un avión. ¡Los bichillos también se estresan!

Paseando por la cubierta del ferry vimos que es posible viajar con tu mascota, aunque no está permitido que estén en las zonas comunes o camarotes. Los animales tienen una zona designada, con jaulas grandes (mucho más que un transportín) y a la que puedes acceder a visitarlos un par de veces durante el trayecto y asegurarte que tu bichillo está bien.

Piscina

En la cubierta hay una piscina que llenan con agua del mar, por lo que cuando salimos de puerto está vacía y se llena una vez el barco está en alta mar. No es muy profunda (1,30m) pero para refrescarse sirve de sobras. Eso sí, ojo porque en cubierta suele hacer viento y eso incrementa la sensación de virujillo.

En resumen

Tras la experiencia, tenemos muy claro que nosotros volveremos a viajar con Baleària para ir a las Baleares y descubrirlas con nuestra Terroneta.

Queremos agradecer a los Baleària que nos hicieran un upgrade en el camarote y nos trataran tan bien para darles difusión en redes sociales, esta entrada en el blog y darles a conocer esta opción de viaje. Sin embargo, la opinión expresada aquí arriba está completamente basada en nuestra experiencia

 

 

 

 

 

 

 

Sobre El Autor

Infectada del virus viajero sin ganas de curarse. Fotógrafa que prefiere viajar sin equipaje. Sinceridad ante todo, escribo sobre experiencias vividas. ¿Te animas a seguirme en mis viajes?

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.