El Montseny

Introducción

El Parque Natural del Montseny (pronunciado Munseñ, nada de Montseni 😱) es un auténtico pulmón verde, con una extensión de más de 30.000 hectáreas de bosque y un amplio ecosistema, motivo que le ha hecho merecedor del reconocimiento como una de las 48 reservas de la Biosfera de la UNESCO en España, una distinción que persigue la conservación y protección de la biodiversidad, así como el desarrollo económico y humano de estas zonas. Sus paisajes han servido de inspiración a poetas como Víctor Balaguer y Guerau de Liost, también conocido como el poeta del Montseny.

Problemática

Un espacio natural cerca de Barcelona de gran belleza. Blanco y en botella. Como no podía ser de otra forma, el parque es el sitio de peregrinación de los kamakus barceloneses durante los fines de semana, principalmente de otoño🍂🍁🍂🍁, para recoger castañas🌰 o setas (especialmente tras ver capítulos de Caçadors de Bolets, un programa que no ha caído demasiado bien entre los locales).

Los kamakus somos una especie autóctona urbana, que cuando pisamos un espacio un poco rural sólo decimos “¡Qué bonito!” (què maco, en catalán) ante todo lo que para el local es normal, lo que ha hecho que se nos conozca con este apodo (cariñoso o no) en cuánto vamos al pueblo. También nos denominan los pixapins (literalmente, mea pinos), porque es lo único que hacemos, vamos que somos unos domingueros…

Cuando llega el sábado por la mañana, los de Barcelona cargamos los coches como si nos fuéramos a la guerra, y AP7 (y sus correspondientes peajes, ¡que estamos en Catalunya!) hacia arriba, nos plantamos en Santa Fe del Montseny, uno de los paisajes otoñales por excelencia, donde puedes saltar entre las hojas caídas.  (buscar foto, sino usar Shutterstock).

autumn montseny

Carretera del Montseny en otoño via Shutterstock

Los kamakus más atrevidos suben al Turó del Home, una de los picos más míticos del territorio, precisamente por su proximidad con la capital y porque desde sus 1708m se vé el Mediterraneo y los Pirineos, al estar situado en el corazón de Catalunya. Tras un poco de aire puro, parece que hasta tenemos prisa por volver a la ciudad a llenar nuestros pulmones de contaminación. La noche cae sobre el Montseny y vuelve temporalmente la calma, pues mañana será otro día de coches aparcados en las estrechas (o inexistentes cunetas) de las curvas carreteras que recorren el parque.

aparcamiento montseny

coches mal aparcados en el parque via El 9.cat

¡Y no hablemos del invierno! Porque seamos sinceros, los de Barcelona (entre los que me incluyo), somos muy cosmopolitas y viajados, pero cuando caen cuatro copos de nieve y cuajan (y TV3 se encarga de notificarlo en apertura del telediario), nos lanzamos (a veces sin cadenas) al monte a ver la nieve, sobrepasando de largo la capacidad de carga del destino y evidentemente, la paciencia de los vecinos y locales.

Colapso por la nieve en Santa Fe del Montseny via El 9.cat

Colapso por la nieve en Santa Fe del Montseny via El 9.cat

Hacia un turismo sostenible

A raíz de esta problemática, y con la intención de avanzar hacia un turismo sostenible y de calidad y a la vez desestacionalizar el turismo, algunos empresarios de la zona se adhieren a la CETS, la Carta Europea por el Turismo Sostenible. La CETS nace la intención de garantizar que el uso público del parque natural se desarrolla de forma compatible con la conservación, minimizando los impactos negativos que puede tener el turismo, así como para contribuir al desarrollo socioeconómico local que genera la actividad turística. Una vez superados los requisitos de adhesión, el distintivo se va renovando anualmente, de forma que los miembros deben mantener su compromiso y seguir trabajando por el bien del territorio para poder exhibirlo en su establecimiento, así como proporcionar información adecuada a los visitantes, intentar proporcionarles una experiencia de calidad y sensibilizar sobre el parque.

¿Qué hacer en el Montseny de Osona?

El Parque Natural tiene su territorio repartido entre 3 comarcas: Vallés Oriental, Osona y La Selva. Yo, como buena kamaku, conocía la zona del Vallés, Fontmartina y Gualba, pero la de Osona era una gran desconocida, pese a estar muy cerca de la C17, una de nuestras carreteras favoritas para movernos por Catalunya, pues tiene dos carriles por sentido y es gratuita. Sin embargo, nunca se nos había ocurrido desviarnos antes de Vic para descubrir todo lo que el parque tiene para ofrecer por este lado.

Como en casa

De Barcelona a Seva, una de las puertas de entrada al parque, hay una hora escasa. Esa proximidad genera uno de los problemas a los que se enfrentan los empresarios: la ausencia de pernoctaciones. Mucha gente prefiere hacer una excursión de día en lugar de quedarse en la zona y seguir descubriendo el territorio. Seguro que eso es porque no conocen la casa rural La Morera, allí donde uno vuelve a sus orígenes (aunque no los tenga, como yo) del pueblo.

Las curvas salen de El Brull, una pequeña degustación de lo que nos espera más adelante, si queremos seguir hacia la zona del Vallés. El sol se va poniendo por nuestra espalda, dejando en el cielo una paleta de tonos rosados.

morera turismo rural

La Morera al atardecer

Un desvío a la derecha nos lleva hacia la casa de la Morera, una típica masía catalana, de piedra vista rojiza.  No, no recibe el nombre por el árbol, sino que era el apellido de los primero propietarios. El burro Bartolo nos recibe desde el cercado, se nota que sus ojos oscuros y cansados han visto pasar miles de historias.

La morera turismo rural

Bartolo lleva muchos años en La Morera

La Morera es un proyecto que nace del sueño neorural que tenemos muchos, es decir, abandonar la ciudad para mudarnos al campo. Eso es lo que hizo David hace 20 años, con un sueño en la mente y un proyecto bajo el brazo: convertir la masia del XVIII en un refugio para los visitantes. Y con trabajo y esfuerzo se convirtió en el perfecto anfitrión, haciendo de La Morera un verdadero hogar.

La Morera Turismo Rural

Relax 100% en La Morera

La Morera no es la típica casa rural boutique, con decoración exquisita y detalles cuquis. No vengas aquí buscando demasiados lujos, sino buscando calor y paz. El calor que da el sempiterno fuego de la cocina, delante del cual se sientan todos los huéspedes para compartir mesa. 8 perfectos desconocidos charlando animadamente y con respeto entre platos de la iaia, típicos de la zona. No escasea la comida, el vino ni por supuesto las experiencias. Tanto David como Roger se sientan con los invitados a la mesa, siendo uno más de esta improvisada charla nocturna.

La Morera Turisme Rural

Mesa para compartir en La Morera

Éste es uno de los puntos fuertes de La Morera, el compartir, por eso piden respetar los horarios de las comidas, aunque ofrecen flexibilidad para adaptarse en caso que sea necesario. Para que a nadie le falte de nada en casa tienen productos sin gluten, un detalle muy grande pues hay un rato de coche hasta el pueblo más cercano.

La Morera Turisme Rural

¿Quién puede resistirse a un desayuno así?

 

Todas las habitaciones son dúplex, es decir que tienen una salita con cama individual y arriba o abajo, una cama de matrimonio y un baño. La capacidad total de la casa es de 27 personas y se puede alquilar en su totalidad o por habitaciones. En la planta superior hay una sala común con televisión, librería y juegos de mesa. Es totalmente recomendable quedarse en régimen de media pensión o pensión completa, con unos desayunos de pagés en los que no falta de nada. ¡Y si tienes perro, no te preocupes porque también es bienvenido!

A toda castaña

Una vez en el territorio, nos damos cuenta que uno de los principales activos es la castaña. Los niños catalanes crecemos con la figura de la castañera (poco a poco va quedando relegada por culpa de Halloween), ese personaje que llega en otoño, cuando “es tiempo de comer castañas”, es decir, la noche del 31 de octubre, cuando el frío llega definitivamente (aunque últimamente es habitual comer castañas en manga corta) y la naturaleza empieza su letargo.

El entrañable personaje de la Castanyera via Colegio Arnauda

El entrañable personaje de la Castanyera via Colegio Arnauda

Pese a ser un producto de temporada, de la castaña se pueden hacer muchos otros productos para prolongar su consumo durante todo el año. Todo esto lo aprendemos en el Centre de Manipulació de la Castanya, una entidad privada que se dedica a recuperar los bosques de castaños, pues al estar en terreno privado nadie se había ocupado de ellos y no se podía perder esta especie autóctona. En 8 años llevan recuperados unos 50 castaños, y multiplicado por 20 la producción anual de castañas.

Centre de Manipulació de la Castaña

Castañas del Montseny

Mediante salidas y excursiones guiadas, se pretende fomentar la concienciación de los niños con el medio natural y aprender a disfrutar del bosque y sus sonidos. Es importante remarcar que si vas al bosque, las castañas son de alguien. Piénsalo antes de coger las que todavía están en los árboles.

Y nosotras, aunque seamos más mayores, también pudimos escuchar el bosque, y ver lo sabia que es la naturaleza, al “cicatrizarse” el propio árbol si había sufrido algún daño. ¿Habeís leído El Principito? Una de las frases más míticas es que lo esencial es invisible a los ojos, y también se cumple con los castaños, pues la tierra que generan en su interior es de los mejores abonos para otras plantas.

Al finalizar la visita llega la prueba definitiva que la castaña no sólo es de otoño con la degustación de diversos productos elaborados con ella: queso de castaña (ganador de uno de los premios más prestigiosos del mundo), cerveza de castaña o castañas torradas.

Teniendo este producto privilegiado, no es de extrañar que municipios como Viladrau organicen la Feria de la Castaña el último fin de semana de octubre. Una feria donde la gastronomía (con catas y menús con la castaña como protagonista), el ocio y el espectáculo llenan todo el pueblo, siendo uno de los reclamos de la zona.

Queso con castaña, castañas fritas y cerveza

Queso con castaña, castañas fritas y cerveza

Pero el Montseny es también territorio motero, pues las reviradas curvas de las carreteras que cruzan el parque hacen las delicias de los aficionados a las dos ruedas. Recuerda que para mantener el parque, es muy importante no salirse de las carreteras.

sessantauno motos montseny

Motoristas en el Monseny via el colega Sessantauno

En 1916 pasó por Viladrau el primer vehículo participante en la I Vuelta Motociclista a Catalunya, un sidecar Rover 500cc conducido por Pablo Llorens. Desde entonces muchas pruebas han tenido como base Viladrau, algunas tan importantes como el Rally de Otoño o el famoso Rally Costa Brava.

Viladrau 100 anys de motor

Montesa, una de las marcas míticas del motociclismo

Cuando la gasolina corre por las carreteras, es normal que de aquí hayan salido grandes nombres como Antonio Zanini, Aman Barfull o la familia Permanyer, creadores de la mítica Montesa y la zona sea considerada la cuna del Trial, una disciplina que tantos campeones nos ha dado. Los aficionados la motor no deben perderse la exposición permanente “Viladrau 100 años de motor”, ubicada en el Espai Montseny.

Territorio Osona Camper

La comarca de Osona está haciendo un muy buen trabajo al apostar por el colectivo de las furgonetas, un target que algunos prefieren evitar, pero que sin embargo también dejamos dinero en los negocios locales. Es por eso que han creado una red de 12 áreas para caravanas que merece un aplauso, da gusto saberse bienvenido al pueblo. Aunque esta vez la Terroneta se quedó en casa, me acerqué a cotillear cómo es el área. En el caso de Viladrau, el área tiene tomas de corriente, wifi,agua y zona de sucias, así como mesas de picnic. ¡Está claro que viajar #enfurgomolamas!

Cultura y leyendas

Es un error pensar que el Parque Natural del Montseny se reduce solo a naturaleza. Por aquí han pasado muchas culturas diferentes desde el s XVIII aC, cuando la tribu ibérica de los Ausetanos eligió la zona para construir la muralla defensiva, cerrando la plataforma por su parte más estrecha y aprovechando los riscos como barrera natural. De esta forma tenían controlado al enemigo que llegaba desde Collformic.

Fortaleza ibérica Turó Montgrós

Vistas desde la plataforma natural

Las visitas al fortaleza ibèrica del Turó de Montgrós no solo son guiadas por un arqueólogo que ha trabajado en la recuperación y por lo tanto consigue llenar de pasión el relato de los hechos, sino que además son un verdadero viaje al pasado que nos permite revivir el asalto de los romanos que empujó al pueblo ausetano hacia la planicie. La muralla se descubrió en 1974 y ha sido restaurada y ampliamente estudiada, convirtiéndose en el yacimiento más importante de la zona.

Lo que empezaron los íberos se mantuvo, y con la llegada de la edad media y el arte románico, se erigieron en algunos pueblos iglesias que poco tienen que envidiar a las archiconocidas del Pirineo. Son ejemplos destacables Sant Martí del Brull, situada al lado de la carretera, y Santa María de Seva, una iglesia del siglo X que hoy en día todavía es una de las mejor conservadas fuera de los Pirineos. Por desgracia, su interior está cerrado a las visitas y por lo que nos contaron, el exterior vale más la pena.

Con un paisaje tan boscoso y una situación estratégica en el territorio catalán, es normal que a lo largo del tiempo hayan surgido muchas leyendas alrededor de la historia de este lugar. Si algo tienen de bonito, es que se traspasan de generación en generación y le aportan personalidad a la zona, dando pie a la creación de rutas temáticas. Me fascinan tanto que en su momento fue el tema de mi trabajo de final de carrera.

Se trata de un recurso inmaterial, presente en la memoria colectiva de los habitantes, y hay que evitar que se pierdan.. Por eso en el Espai Montseny merece mucho la pena ver el audiovisual-sensorial (la fotografía es una preciosidad)sobre dos de las leyendas más importantes de Viladrau: las mujeres de agua (dones d’aigua) y una de las muchas que envuelven de misterio a uno de los bandoleros más famosos de todos los tiempos, Serrallonga.

Además del Espai Bandolers, también hay un par de salas de exposición con información lúdica y cultural sobre el macizo.

Espai Montseny

¡Menuda castaña!

Pero no os voy a contar más detalles de ambas historia… pues de eso se encargarán desde Viladrau Educació, la empresa que nos llevó de excursión guiada hasta la casa donde nació el mítico bandolero. Un tranquilo paseo por el bosque de encinas mientras nos iba desvelando los detalles de la historia…

Leyendas viladrau

No me extraña que aquí nacieran tantas leyendas

Leyendas viladrau

¿Le véis algo extraño al árbol? Dice la leyenda que…

Leyendas viladrau

Vistas desde Viladrau

Viladrau también es conocido por su caza de brujas, un hecho que escenifican cada año la noche del 31 de octubre en un espectáculo teatralizado con música y luces. ¡A ver si este año nos lo podemos montar para ir!

Espai MontsenyExposición de las brujas

Degusta el Montseny

Sabemos que la gastronomía catalana es muy rica, por lo que no podíamos irnos de esta tierra sin pasar por restaurantes comprometidos con el productor local y que utilizan ingredientes de proximidad y temporada. Si bien los desayunos y cenas en La Morera se han basado en recetas de toda la vida, al mediodía hemos podido degustar propuestas más atrevidas, aunque cocinadas con los ingredientes locales. Si te ha llamado la atención el punto anterior, estás de suerte porque hay paquetes que combinan la visita al Espai Montseny con un menú en un restaurante de Viladrau.

Uno de ellos ha sido El Estanyol, regentado por los hermanos Font, situado en un campo de golf (meeeeeeec, un poco irónico si hablamos de sostenibilidad) y recomendado por la guía Michelin. Muy posiblemente no es el sitio al que irías después de una excursión, con el cortavientos y las botas llenas de barro, sino más bien dónde irías a celebrar algo,  pero al César lo que es del César: los platos son espectaculares, tanto en presentación como combinación de ingredientes. Y eso que uno de ellos era pescado, que yo no como nunca. ¡Pues dejé el plato limpio! Todo un descubrimiento.

En cambio, el Xalet La Coromina produce el efecto contrario. La primera impresión es que se trata de un sitio inalcanzable, pero los precios de la carta indican lo contrario, siendo muy correctos para ser fin de semana. Lo bonito de este hotel boutique es sentarse en las mesas que dan al jardín interior. Al estar en temporada, la mayoría de los platos que nos sirvieron llevaban castaña como uno de sus ingredientes estrella, como la butifarra de castaña o el asado de jabalí con castañas.

Desde luego, no será por falta de opciones gastronómicas en la zona y preguntando a los locales nos indicaron que tanto El Castell del Brull como el Restaurant Collformic se llenaban siempre, por la calidad, el precio y las vistas, en el caso el segundo. Y si buscáis carnes a la brasa, El Tinell en Sant Miquel de Balanyà también aparece en la lista de imprescindibles.

Dicen que cuando nos falta un sentido, el cuerpo desarrolla el resto para compensar. Por eso la cata a ciegas que hicimos en La Bauxa fue una experiencia sensorial en toda regla. Con los ojos cerrados, fuimos catando cervezas artesanas, panes y quesos de la zona, intentando adivinar de qué eran.

Bueno, aquí la conductora responsable hizo la cata de agua, pero la disfruté igual. ¿Será porque había quesos? Esta actividad es ideal para regalar, pues puede hacerse en grupo y como véis en el vídeo, permite degustar un producto de calidad y echarse unas risas.

La Bauxa Seva Montseny

Todo es de proximidad en La Bauxa

La Bauxa Seva Montseny

Cervezas y quesos locales, un gran maridaje

La Bauxa és una historia de amor por partida doble. Por un lado el que lleva a Maria Alba a establecerse en el pequeño y encantador pueblecito de  Seva y por otro, abrir una tienda de productos de proximidad, que a la vez sirve como punto de encuentro de los vecinos y sede de actividades culturales, siendo así fiel a sus principios. Una vez más, cuando la gente sigue sus sueños es capaz de hacer cosas muy grandes.  

La Bauxa Seva Montseny

La Bauxa, tienda de próximidad y experiencias

Como véis, hay muchos motivos para visitar el Montseny durante todo el año, y eso que por falta de tiempo no pudimos hacer alguna ruta BTT o excursión más larga a alguno de las cimas míticas como el Matagalls (¡recordad equiparos bien antes de salir). Pero ahora que ya tenemos el gusanillo, volveremos seguro.

¿Cómo llegar?

En vehículo privado

Es la mejor opción para no tener que depender de horarios y poder movernos a nuestro aire.

Desde Barcelona: la forma más rápida de llegar a los pueblos del Montseny de la comarca de Osona y que mencionamos en este artículo es la C-17 en dirección a Vic, tomando la salida 52 hacia Seva, una de las puertas de acceso al parque.

Desde Lleida y Girona: el eix transversal C25 nos lleva directamente (¡y gratis!) a Viladrau.

En transporte público

En tren: la estación más cercana a esta zona del parque es la de Balenyà – Tona -Seva, de la línea R3 de Rodalies (L’Hospitalet de Llobregat – Puigcerdà) y desde Barcelona es apróximadamente 1h y media.

En autobús: la empresa Barcelona Bus tiene parada en algunos pueblos, pero el servicio es escaso.

 

Este post está escrito en colaboración con Escapada Rural, Barcelona és Molt més y Osona Turisme, como invitada junto con Estela de Viajes e Ideas al blogtrip dentro del marco del FórumENS2017, que fomenta el Ecoturismo, la Natura y la Sostenibilidad, por lo que muchas de las empresas mencionadas forman parte de la CETS y/o apoyan el consumo de productos de proximidad. Todas las opiniones expresadas aquí son libres y basadas en la experiencia vivida.

 

Sobre El Autor

Infectada del virus viajero sin ganas de curarse. Fotógrafa que prefiere viajar sin equipaje. Sinceridad ante todo, escribo sobre experiencias vividas. ¿Te animas a seguirme en mis viajes?

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.