Es fácil relacionar Granada con la Alhambra, de hecho es el monumento más visitado de España. Pero la ciudad tiene muchos más atractivos, además de un sinfín de leyendas, nacidas a raíz de las tres religiones que co-habitaron un día: la musulmana, la judía y la cristiana.

Gracias a la oficina de Turismo utilizaremos las Granada Cards durante el fin de semana para poder visitar otros atractivos que han quedado a la sombra de la Alhambra, desplazándonos en transporte público porque incluye 5 viajes (con transbordo de 1 hora). A veces cuesta encontrar la rentabilidad a estos productos, pero en el caso de Granada incluye la visita a la Alhambra, por lo que te olvidas de tener que comprar los tickets por adelantado y hacer colas, sólo tienes que definir cuándo quieres visitar los Palacios Nazaríes.

A medida que íbamos recorriendo la ciudad (y pese a la lluvia que nos acompañó ese fin de semana), sentí como si cada piedra escondiera una leyenda o hubiera sido testigo de diversos pecados. Y tan grande fue esa sensación que este no será un post práctico sobre todo lo que debes visitar en Granada en dos días, sinó un recorrido por los diferentes pecados que alberga la ciudad.

Pereza

Desde tu habitación escuchas las gotas de lluvia caer sobre el asfalto. Sólo de pensar que hoy toca subir las empedradas cuestas de la ciudad para llegar hasta sus barrios más famosos nos invaden ganas de no salir del hotel. Pero no queremos perdernos pasear por dos de los barrios con más encanto de Granada: el Sacromonte y el Albaicín, patrimonio de la humanidad. ¿Cómo perdérselos?

Desde Plaza Nueva cogemos el bus C2, que sube por el Paseo de los Tristes hasta el barrio gitano del Sacromonte, dónde se encuentran las famosas casas-cueva o zambras, decoradas con cacharros de cobre y que han sido hogar de flamencos y bohemios.  Nosotros nos quedamos con las ganas de recorrer a pie el barrio y perdernos entre sus casas de paredes blancas, algo que dicen es uno de los mayores placeres de Granada, por lo que tendremos que volver (y cruzar los dedos para que haga sol).

zambra sacromonte Granada

Interior de una zambra, por Anibal Trejo via Shutterstock

fachadas granada

Fachadas del Sacromonte via Shutterstock

Nuestro día empieza en la Abadía del Sacromonte, una visita incluída en la Granada Card. Hace mal tiempo y tenemos a la guía en exclusiva, que nos va haciendo la explicación por las diferentes estancias hasta llegar a las cuevas dónde se celebraban ceremonías. En el interior de Abadia no está permitido realizar fotografías, por lo que os dejamos la del patio y las vistas desde ésta.

abadía Sacromonte Granada

Patio de la Abadía

sacromonte Granada

Vistas desde la Abadía del Sacromonte

Volvemos a coger el bus para ir hacia el Mirador de San Nicolás, uno de los puntos más famosos de la ciudad, por ser el lugar con la mejor panorámica de la Alhambra, especialmente al atardecer. Nos deja en una bonita calle empedrada que no tenemos más remedio que subir, afortundamente tiene barandillas para agarrarse. La verdad es que el Albaicín parece un pueblo de la Alpujarra, bien alejado de la ciudad “moderna”.

albaicín Granada

¡Quién diría que estamos en Granada ciudad!

Afortunadamente el camino de vuelta al centro es en bajada, pero hay que tener cuidado en días de lluvía porque las piedras son resbaladizas.

Gula

“Si viviera aquí, me engordaría (más)” era la frase que no paraba de repetir mi padre. Granada es ciudad de tapas por excelencia, supongo que a los de fuera nos sigue sorprendiendo eso del caña+tapa (o tapón en según qué bares).

tapas granada

Una caña nunca viene sola, sino con una tapa. 1,80€

Vamos, que por lo que te cuesta una cerveza en Barcelona, aquí te incluyen una tapa bien rica en prácticamente todos los bares de la ciudad, aunque algunos con más calidad que otros. Además, hay iniciativas como Granada de Tapas, que cada año premia a la tapa más original e innovadora.

Chikito Granada

Bonita presentación para Granada de Tapas

No es de extrañar que proliferen las entradas sobre dónde comer las mejores tapas de Granada, pues conocer todos los sitios es todo un arte. Ganas dan de hacer una ruta de tapas para probar las diferentes especialidades con cada caña (¡ojito con pasarse!) ¡Y eso por no hablar de restaurantes como el Chikito o La Cuchara de Carmela, expertos en cocina tradicional.

Y por si fuera poco, pasear por la calle Elvira o Calderería vieja es un ataque constante a los sentidos, con aromas de tés variados y escaparates llenos de dulces árabes como las baklavas. La lluvia es la excusa perfecta para entrar y regalarse con una degustación de tés y dulces.

Lujuria

Mientras paseas por los Palacios Nazaries de la Alhambra no puedes evitar pensar en las historias que han visto esos azulejos. Una de las estancias es el harén, que eran los aposentos de las 3 esposas del sultán, a los que hay que añadir la Torre de la Sultana, dónde se supone que vivía separada la cuarta (y por lo general favorita) esposa del sultán.

patio leones granada

Desde el restaurado patio de los Leones es posible acceder a las dependencias del harén

Encontramos también en la Alhambra el Patio del Ciprés de la Sultana, aunque fue construido después de la época de esplendor musulmán de la ciudad. ¡La de historias de pasión que habrán nacido en los jardines del Generalife!

Alhambra Granada

El patio de la Sultana en los jardines del Generalife

Otro lugar de la ciudad dónde está presente la lujuria (aunque en menor medida y de forma simbólica) es en el Hammam Al-Andalus, y no me extraña. El agua caliente, la luz ténue, el masaje… No en vano eran muchas las parejas que se regalaban una sesión para pasar una tarde romántica.

pareja hammam al andalus

Esto es sólo la previa

Ira

La Reconquista fue un período importante de la historia de este país, en el que los reinos cristianos recuperaron el terreno que les habían comido siglos atrás los musulmanes, dejando tan solo la franja cantábrica fuera de su dominio. Granada fue el último reino árabe en caer, cuando en 1492 el sultán Boabdil se rindió y entregó la llave de la ciudad a los Reyes Católicos, que culminaron así su más grande obsesión: recuperar los reinos que muchos siglos atrás habían sido cristianos y unificar los reinos católicos.

Pero la ciudad de Granada no sólo se enfrentaba a defender su posición, sino desde 1482 (diez años antes de la rendición) estaba immersa en guerras civiles fruto de las luchas fraticidas y batallas sangrientas entre las diferentes dinastías. Fue mucha la sangre que se derramó por las calles de Granada durante varios años debido a ambos conflictos, el interno y el de defensa contra las campañas militares de los Reyes Católicos.

Cuentan las leyendas que en el Patio de los Leones tuvo lugar una cruel masacre de la influente familia de los abencerrajes. Se cuenta que el color rojizo que aún se observa en la taza existente en esta sala, y el canal que lleva su agua hasta la Fuente de los Leones, se debe a la sangre derramada en aquella fecha.

Matanza de los nobles granadinos abencerrajes, via Cultura Andalucia

Matanza de los nobles granadinos abencerrajes, via Cultura Andalucia

Seguramente Boabdil sintió una gran ira al tener que abandonar la ciudad tras su sumisión a los Reyes Católicos, por no ser capaz de defenderla. Un tiempo antes, la ciudad se amotinó en su contra, por lo que el Rey tuvo que refugiarse en una colina, desde la que sentado en su cima, divisaba la ciudad sublevada. Hoy en día ese lugar recibe el nombre de la Silla del Moro.

Aunque los musulmanes fueron expulsados de Granada, muchos son los lugares de la ciudad testigos de este pasado. Quizás uno de los más especiales es la Alcaicería, el antiguo zoco de la ciudad que todavía hoy es capaz de transportarnos a otros países con sus coloridos puestos y los diferentes aromas que se respiran en sus calles.

granada

¿Estamos en Granada o en Marrakech?

Soberbia

Con la llegada de los Reyes Católicos a la ciudad, ésta debía tener un edificio que eclipsara la belleza de la Alhambra musulmana, que observaba la ciudad desde las alturas la transformación del centro.

Alhambra Granada

La Alhambra observa Granada

Por este motivo y también como golpe de efecto, se iniciaron las obras de construcción de la Catedral en pleno corazón del barrio musulmán, muy cerca de la madraza, de la Alcaicería y de la plaza de Bib-Rambla, centros neurálgicos de la Granada musulmana. Alrededor de ésta se harían otras construcciones para “cristianizar” la zona. Ubicada en el centro de la ciudad, debía mostrar al mundo la importancia de la ciudad y el gran momento que estaba viviendo.

La Catedral es una de las obras cumbres del renacentismo español e incluso se dice que es una de las más bellas del Renacimiento. La entrada está incluída en la Granada Card y a nosotros visitarla nos salvó del diluvio. Cuando entras, te entregan una audioguía que te permite conocer los detalles de su construcción así como hacer una visita guiada a tu ritmo por las diferentes zonas de la planta.

granada card

La Catedral está incluída en la Granada Card

catedral de Granada

El interior de la Catedral es impresionante

Destaca su altar mayor, completamente redondo sin precedentes en la historia de la arquitectura y la colección de pinturas del artista granadino Alfonso Cano.

No relacionado con la ciudad “turística” pero sí con el pecado que nos ocupa, es momento de hacer una reflexión personal, de ser pecadora y expresar mi odio temporal a la humanidad.

¿Por qué cuesta tanto que alguien te haga una foto “bien” hecha? Aunque pueda parecer especial, no, no pido tanto. Con foto bien hecha no me refiero a salir guapos (a ver, de dónde no hay no se puede sacar), ni que tenga una composición perfecta, sólo que se vea todo lo que se tiene que ver.

Esto es un tema que ya trataron los doctores de Algo Que Recordar en su post “¿Te importaría hacernos una foto?” pero es que da para un post entero y más.

Pongámonos en situación: tú, delante de el monumento, porque todas las ciudades del mundo tienen uno. Buscas a alguien que tenga pinta de no salir corriendo tan pronto le des la cámara y le preguntas con una sonrisa si te puede hacer una foto. Sí claro.

Coge la cámara con miedo (tránquilo, no muerde, claro como todos tiran con móviles), se la mira (sólo tienes que apretar arriba), cuenta hasta tres (¿por qué enfocas hacia arriba?). Entonces te dice que la mires, que si no está bien la repite. Te devuelve la cámara y empieza tu mejor papel, digno de un oscar. Miras la foto e intentas reprimir esa mueca que se asoma, mientras mientes (sí, mientes mucho) para no ser repelente. Gracias, está bien. Y espera que se de la vuelta para hacer otra, aunque tú no salgas en esa foto, mientras refunfuñas. ¡2 veces nos pasó en Granada!

Si sacamos la foto del contexto del viaje, ¿dónde estamos?

Alhambra Granada

¿Nos haces una foto…con la Alhambra?

Vale, entre la lluvia y el viento no salimos muy favorecidos, pero queríamos que se viera la alhambra al fondo, no solo una de sus torres. Mis pecas ya las conozco, gracias.

patio de los leones granada

No comments

Esta foto es simplemente sublime. Estamos en el mítico Patio de los Leones, ya sin las lonas de los trabajos de restauración. Por fin se vacía un poco y le pedimos a alguien que nos haga una foto, esperando que los Leones aparezcan, si no es mucho pedir (si no ya nos hubiéramos hecho una selfie). Éste es el resultado, no sé si reirme o llorar. El señor del anorak azul es nuestro invitado especial.

¡Por favor, cuando alguien os pida una foto delante de un monumento, intentad que éste se vea!

Avaricia

Tras la Catedral se construye también la Capilla Real (también incluída en la Granada Card), el edificio que acogerá en su interior las sepulturas de los Reyes Católicos, que escogen la ciudad para ser enterrados aquí. El estilo gótico del edificio lo convierte en todo un impacto social y simbólico. Para que las tumbas de los reyes no eclipsen el altar mayor, los sepulcros están enterrados bajo el altar mayor, de forma que se convierten en el centro de los visitantes. Los sepulcros están rodeados del rico legado de los Reyes Fundadores: pinturas, reliquias, libros, tapices y textiles, ornamentos y vasos litúrgicos.

capilla real Granada

Entrada a la Capilla Real

capilla real granada

Calle lateral de la Capilla Real

Los Reyes Católicos no fueron los únicos en querer descansar eternamente en Granada, Carlos V quiso enterrar en el panteón a sus padres, Juana La Loca y Felipe el Hermoso (hija y yerno de los reyes católicos), enriqueciendo el templo y ampliando la institución. Desde la oficina de turismo han creado diferentes rutas temáticas para descubrir Granada, entre ellas la de los conventos, que permite visitar los edificios religiosos más bonitos de la ciudad.

Envidia

Ésta no es intrínceca, sino que es lo que sentimos todos cuando nos hablan de Granada. No conozco a nadie que haya ido a Granada y no haya vuelto pensando en lo mucho que le gustaría vivir allí. Buen clima (excepto el fin de semana que la visitamos nosotros), muy buen comer, una gran oferta cultural y artística, las pistas de esquí de Sierra Nevada a 21 km, las playas de Motril a menos de una hora.

Es una ciudad de vida tranquila y social, en la que la gente aún se reune en los bares para charlar animadamente (seguramente influya el tema de las cañatapas). Allí parece que el tiempo pasa más despacio, e incluso que sus habitantes no viven con las mismas prisas a las que estamos acostumbrados en ciudades grandes como Barcelona o Madrid. Además sus calles (inclusos las empinadas cuestas del Albaicín) invitan a pasear por ellas y perderse.

envidia granada

Granada, una ciudad para vivir

Queremos agradecer a Turismo de Granada que nos facilitaran dos Granada Cards para darles difusión en redes sociales, esta entrada en el blog y poder visitar tranquilamente la ciudad. Sin embargo, la opinión expresada aquí arriba está completamente basada en nuestra experiencia

Sobre El Autor

Infectada del virus viajero sin ganas de curarse. Fotógrafa que prefiere viajar sin equipaje. Sinceridad ante todo, escribo sobre experiencias vividas. ¿Te animas a seguirme en mis viajes?

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.