Decía Fernando Fernán Gómez que las bicicletas son para el verano. Es posible que tenga razón, aunque en un lugar como Menorca, es el transporte ideal para todo el año, aunque depende de la zona en la que las utilices, cómo verás en este artículo.

MENORCA EN BICICLETA

EL CAMÍ DE CAVALLS

Uno de los principales atractivos de la isla (aparte de sus aguas turquesa, claro está) es el Camí de Cavalls, un antiguo sendero de guarda que recorre los 187 km del perímetro de la isla, pasando por calas espectaculares. Incluso hay empresas que lo comercializan para realizarlo por etapas, de forma que sólo tienes que preocuparte por disfrutar de las vistas, pues ellos se encargan de tu equipaje y alojamiento.

camí de cavalls menorca

Hitos que marcan el Camí de Cavalls

Pese a que está indicado y dividido por tramos, que nadie espere un camino asfaltado o pista, más bien al contrario, en algunos tramos los animales que le dan nombre tienen bastante complicado el paso. Y precisamente ese es su encanto: la inaccesibilidad permite que los pinos se unan con el mar y llegar a rincones paradisíacos de la isla, todavía vírgenes pues para alcanzarlos hay que dejar de lado las comodidades y no todo el mundo está dispuesto a pagar ese precio.

playas menorca

A las playas paradisíacas no siempre se llega con el coche

Zona sur

Es la más famosa, pues pasa por las playas de postal que han creado la imagen idílica que tenemos de la isla: calas como En Turqueta, Macarella y largos arenales como el de Sant Tomás.
Los locales se refieren a esta parte del Camí de Cavalls como la fácil y para toda la família, aunque nosotros no compartimos para nada esta opinión.

Zona norte

El norte de Menorca presenta una cara completamente diferente, mucho más salvaje y que baila a merced del viento, una fuerte tramuntana que da forma a los árboles. Aquí sí que hay tramos impracticables, por lo que es mejor informarse antes de salir con la bici, no sea que nos toque cargarla a peso.

Rutas ciclables

¡Esto es otra cosa! Quizás no van tan cerca del agua como el camí de cavalls, pero te permiten circular por la Menorca más rural, entre fincas y talaiots, disfrutando de un paisaje totalmente distinto al que tienes en mente, pero a la vez mucho más auténtico.

menorca rural

La Menorca más rural

Sin saberlo, con la furgo recorrimos varías de ellas, las que llevan desde Ciutadella a Cala en Turqueta y Macarella, la del faro de Favaritx y la que va en busca de Talaiots desde Maó hasta San Luís. Cualquiera de las carreteras en gris son perfectamente ciclables y poco transitadas.

cicloturismo menorca

Las principales rutas cicloturistas de la isla, aunque las carreteras en gris también se pueden usar

En la página de turismo de Menorca hay páginas dedicadas a las dos modalides, tanto el Cicloturismo como el BTT, dónde se pueden coger los tracks y ver su desnivel.

MENORCA EN FAT BIKE

Al ir con la Terroneta, teníamos dos opciones: meter las bicis en la furgo (con el espacio que eso nos quita) o alquilarlas allí. Y así es como llegamos hasta Just Fun Bikes, buscando bicis de alquiler en Menorca para descubrir algunos de sus rincones durante el sábado, ya que el domingo lo íbamos a dedicar a pueblos y playas.
Nos llamó la atención que Núria de Just Fun Bikes alquilase fat bikes, que como su nombre indica son unas bicis que se han pasado con los postres, de rueda muy ancha que se “comen” todo lo que les pongas por delante. De echo se han puesto muy de moda y es habitual verlas en algunas competiciones de BTT, por lo que nos decidimos a probarlas.

Antes de seguir, voy a hacer una pequeña referencia a sabio refranero español, que tiene citas tan ciertas como “de mayor comerás huevos” o “nunca digas de este agua no beberé”. Porque igual luego te toca tragarte tus palabras…

Cuidadín con lo que decimosa>

¡Benditas Fat Bikes Eléctricas!

Sí, me fastidia reconocerlo. Yo que hace unos años había hecho mucho descenso en BTT con los chicos del Bcn Biker Team e incluso intenté dar la vuelta a Islandia en bici en 2014, siempre había echado pestes de las bicicletas eléctricas con argumentos como “es que son para vagos”, “eso es un insulto”… sin darle una oportunidad a estos cacharros. Hasta ahora. Y es que una vez que pruebas un bici eléctrica, es como si abrieras una lata de Pringles, te quedas. Y un trocito de tu ego se muere, sobretodo al recordar lo que fuiste una vez.

Viejos tiempos de descenso con los chicos del Bcn Biker Team

Viejos tiempos de descenso con los chicos del Bcn Biker Team

Tras la experiencia ciclista del Delta del Ebro en la que el viento de frente nos destrozó la velocidad, optamos por probar la bici eléctrica, que además era fat, así que doble estreno. Creímos que sería lo óptimo para recorrer el tramo del Camí de Cavalls desde Son Bou hasta Cala Galdana sin cansarnos demasiado y con una ayuda extra si era necesario, pues llevan 5 niveles de ayuda al pedaleo, que de igual forma se pueden no utilizar si quieres sentirte un superman, pues la bici pesa unos 25kg por la batería.

Aunque ya teníamos la decisión tomada, delante de la tienda probamos los dos tipos: la eléctrica y la normal, y Núria detectó enseguida que no cambiábamos de idea. Con la batería a tope tienen autonomía para unos 70km pero aún y así nos dió un cargador, para enchufar la bici en un bar si fuera necesario, mientras tomábamos un café.
Con las mochilas a la espalda (material fotográfico y de playa, demasiado peso a posteriori) empezamos a rodar por la urbanización, con un característico sonido de scalextric. Es importante practicar un poco antes de ponerse a circular en serio, pues hay que cogerle el truco a la asistencia al pedaleo, que se activa tras un par de vueltas completas de pedal. Acostumbrada a pedalear cada día al trabajo es una sensación curiosa y altamente adictiva cuando empiezan las cuestas y no tienes que hacer molinillo. Tanto que te preguntas cómo has estado tanto tiempo sin probar una eléctrica, en vista de tu deficiente forma física. Sabes que cuando se lo cuentes a tu jefe se va a reir de ti, pero otra vez haciendo alusión al refranero, ande yo caliente, ¡ríase la gente!

Dos fatbike por Camí de Cavalls

Antes de salir habíamos comentado con Núria nuestra idea de ruta, y no le hicimos caso cuando nos dijo que algún tramo no era fácil, quizás por la exitación del momento. Habíamos leído que los 6 km que separan Son Bou de Sant Tomás son un paseo.
La primera puerta de madera indica el comienzo (o continuación, pues se trata de un sendero circular sin un punto de inicio específico) de nuestra pequeña aventura.

just fun bikes menorca

Las puertas de madera son una constante en el Camí de Cavalls

Lleves bici eléctrica o no, hay que recordar que el camino es para ciclistas, peatones y caballos, por lo que hay que extremar la precaución y respetar a todo el mundo. Una ligera cuesta algo empedrada es el primer punto dónde apretamos nuestro botón mágico para no forzar en exceso en estos primeros metros. ¿A quién queremos engañar? El vago que llevamos dentro se ha enamorado de la asistencia al pedaleo y ya no concibe hacer el molinillo y confiar en la fuerza motriz propia. ¡Que se cansen otros, que nosotros hemos venido a disfrutar como si estuviésemos en Verano Azul!

Y como es de esperar, tras una cuesta (si es que puede llamarse así), viene una bajada nada técnica pero con algunas raices y piedras puñeteras. Quito la ayuda (¡por supuesto, es bajada!) y pedaleo como si no hubiera mañana, disfrutando de cada bote que pega la bici (la rueda enorme suple en parte la falta de amortiguación delantera) y recordando la gran terapia que fue para mí el descenso en su día. De vuelta al llano, vemos a lo lejos unos caballos de una hípica cercana que marchan en fila india, por lo que somos extremadamente cuidadosos al adelantarlos, no sea que se asusten con el ruido extraño de las bicis. Tras otra puerta de madera (sería un buen ejercicio contarlas todas) nos encontramos con una família de cerdos negros, mama cerda seguida por sus cerditos, que nos acompañan unos metros. Y al girar la curva: ¡el mar! Era lo que habíamos venido a buscar y la playa de Talis y las calas rocosas de alrededor no defraudan: ¡nos quedaríamos mucho rato mirando al horizonte!

camí de cavalls menorca

Vistas desde el Camí de Cavalls

justfunbikes menorca

Bicis frente al mar, así es el Camí de Cavalls

Nos adelantan unos ciclistas de verdad, de esos que aún no han sucumbido a los encantos de nuestras bicis y eligen pedalear con dignidad, pues más dulce será su conquista. Al estar al lado del mar, el camino se complica y todos nos bajamos por primera vez de la bici. Pensamos que son sólo unos metros, pero hay muchos números de acabar en el mar, así que bajamos la bici a peso. Eso sí, ¡las vistas son una pasada!

justfunbikes

Cuando el camino se complica, hay que empujar la bici

El tramo de Sant Tomás sí que es de paseo marítimo asfaltado, pero pronto se acaba lo bueno y además nosotros somos unos cafres y nos metemos de lleno en la playa, por lo que nos toca empujar las bicis. Una de las actividades más bonitas de la isla es poder montar a caballo en la playa, y es aquí dónde nos encontramos con un grupo de jinetes.

cami de cavalls menorca

Jinetes en la playa

Ahora es cuando llega el tramo complicado, una vez pasado Cala Escorxada. El camino se aleja de la costa para salvar el acantilado y se mete en el bosque, convirtiéndose así en un subebaja para el cuál hay que estar físicamente preparado (tanto para subir con la bici como para bajarlo del tirón). Empiezas a blasfemar contra la bicicleta porque las piedras no permiten dar un par de pedaladas seguidas, y por primera vez empiezas a sudar ¿Por qué no podría gustarte hacer vuelta y vuelta en una playa paradisíaca?

camí de cavalls menorca

Inicio del peor tramo del camino

Entre dos puertas hay una pista de tierra y el gps te indica que llega hasta Es Migjorn, así que abandonamos el Camí para volver a la civilización por carretera (con la anécdota de meternos sin querer en propiedad privada). El indicador de bateria muestra que le queda una raya, así que para evitar quedarnos tirados abandonamos nuestra pequeña aventura ciclista en Es Ferreries y llamamos a Núria, ya que el alquiler de las bicis incluye recogida en cualquier punto de la isla (todo un detallazo, es mejor recoger a tus cliente a que se mueran).

En el trayecto de vuelta nos dimos cuenta de qué habiamos hecho mal: aunque hay la ayuda al pedaleo de 5 niveles, hay que jugar con las marchas de igual forma que lo haríamos en una bici normal, es decir, cuando hay subida no puedes dejar el plato grande y esperar que el motor haga el resto, hay que ponérselo fácil como si tuvieras que pedalear tú. Al no saber esto, consumimos la batería más rápido de lo normal.

just fun bikes menorca

Panel de batería y control de la energía

INFO PRÁCTICA

No queremos que nuestra experiencia le quite a nadie las ganas de recorrer Menorca en bicicleta ni mucho menos. Sólo queremos conscienciar de la dificultad de hacerlo en el Camí de Cavalls, para el cuál creemos que se necesita cierta técnica, por lo que  recomendamos recorrer las rutas cicloturistas para llevarse un magnífico recuerdo de la isla y descubrir sus rincones sobre la bicicleta sin sufrir por nuestra integridad física.

justfunbikes menorca

A Favaritx se puede llegar en bici por ruta cicloturista

 

En Just Fun Bikes están especializados en las divertidas fat bikes (tanto normales como eléctricas), pero también alquilan BTTs “normales” de 29″ con suspensión delantera por 15€ el día, MTB infantiles, tándems y packs para família. Además, en caso que quieras grabar tu aventura, también puedes coger una actioncam por 5€ adicionales en la reserva. Todas incluyen casco, frenos de disco y candados.

just bun bikes menorca

Está a tu elección si coger Fat o normal

 

Queremos agradecer a Just Fun Bikes que nos prestara las bicicletas para poder escribir esta entrada y darles difusión en redes sociales . Sin embargo, la opinión expresada aquí arriba está completamente basada en nuestra experiencia

 

 

 

 

 

Sobre El Autor

Infectada del virus viajero sin ganas de curarse. Fotógrafa que prefiere viajar sin equipaje. Sinceridad ante todo, escribo sobre experiencias vividas. ¿Te animas a seguirme en mis viajes?

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.