A lo largo de muchas sesiones de tratamiento hemos comprobado que me oriento bastante bien y acostumbro a saber dónde están las cosas (en contra de la creencia general de que las mujeres no sabemos leer un mapa). Sin embargo Singapur ha roto mis estadísticas y tenía que quedarme mirando el mapa de maps.me para saber dónde estaba el este/oeste y hacia dónde me estaba desplazando. Y aún y así a veces fallaba.
Como en muchas otras grandes ciudades asiáticas,  es fácil perderse en Singapur debido a la ausencia de horizonte. Mires donde mires te encuentras rodeado por altos edificios, algo a lo que no estoy acostumbrada, pues en Barcelona nos orientamos con un simple lado mar o lado montaña, los límites naturales de la ciudad, prácticamente visibles desde todos los puntos.

¿DE QUÉ COLOR ES EL CIELO?

Salvo picos de contaminación puntuales, tenemos muchos días de cielo azul. Mis experiencias previas en Hong Kong, Kuala Lumpur y Bangkok me decían que en Singapur también sería blanco (y con mucha humedad), algo que frustra cualquier intento de fotografía. Incluso mi jefe me había dicho que no había visto el sol en una semana.

Una de las cosas que más me gusta hacer cuando viajo es buscar lugares para ver amanecer (aunque cueste un madrugón) o atardecer, pues además de ser un espectáculo gratuito precioso, nos recuerda que estamos aquí de paso y que debemos valorar también las pequeñas cosas. Así que tras un par de días en la ciudad, me propuse encontrar estos tres lugares, siguiendo el ciclo del sol:

  1. Un amanecer espectacular
  2. Un atardecer íntimo
  3. Un lugar nocturno

No sólo los encontré, sino que además tuve la suerte de mi lado y el sol se mostró en todo su esplendor, grande y rojo, como Asia me tiene (mal) acostumbrada y que sin duda son uno de los motivos para venir a este magnífico continente.

¿Persigues el sol conmigo?

UN AMANECER ESPECTACULAR

Marina Bay es quizás la zona más conocida de Singapur por su estilo futurista. Si te gusta la Fórmula 1, seguro que te sonará el tramo de circuito urbano que transcurre por esa zona. Y aquí se encuentra otro de los símbolos de la ciudad: el Merlión, la estatua mitad león mitad pescado que simboliza el pasado marinero de la ciudad y su nombre original, ciudad león , aunque originalmente fuera diseñado en 1964 como logotipo de la oficina de turismo.  Y es que es casi obligatorio hacerle una visita antes de abandonar la ciudad, y yo lo hice in extremis, el último día, de madrugón y antes de ir a la oficina cargada con mi mochila.

Llegué al Merlión sobre las 06.30, una media hora antes de la salida del sol, según las dos apps consultadas: golden hour y The Ephemerides (solo aptas para fotógrafos frikies). Para mi sorpresa no estaba sola, sino que había un batallón de fotografos que se habían levantado con la misma intención: capturar la salida del sol.

mersion sunrise

Esperando al sol en Merlión

Busqué sitio para montar el Gorillapod y dejar la cámara timelapseando. Si algo me sorprendio fue la seguridad de la ciudad: todo el mundo tenía el material/mochilas/cámaras desparramados por el suelo sin sufrir porque un amigo de lo ajeno fuera a llevárselo. Y es que no en vano Singapur es conocida como fine city (la ciudad de las multas) e infringir la ley (y por supuesto robar) está muy penado.

Con esa tranquilidad encima me pude sentar y ver salir el sol por detrás de la noria, mientras iba iluminando lentamente toda la bahía. Mi querido Murphy hizo acto de presencia y se acabó la tarjeta de memoria de la cámara, por lo que tuve que cambiarla a toda prisa y cambiar ligeramente la posición del trípode.

Con el sol ya calentando, pedí una foto (desventajas de viajar sola) a uno de los “pro” que había por allí, aunque de pro poco: una foto con las piernas cortadas y la otra que no se veía el Merlión 😤😤De verdad,¿ cuesta tanto encuadrar?

¿Dónde está el Merlión?

¿Dónde está el Merlión?

Algo indignada cogí mis cosas y me dirigí al trabajo, donde mis conpañeros locales me sorprendieron al decirme que ellos nunca habían visto salir el sol (ni lo habían intentado) en Singapur.

UN ATARDECER ÍNTIMO

A partir de las 17 era libre cómo un pajarillo, por lo que la primera tarde de mi semana laboral me dirigí a los jardines chino y japonés, situdos apróximadamente a 30 minutos del centro y accesibles en metro con la línea verde east-west, en la parada Chinese Garden.

Una gran pagoda china te da la bienvenida, rodeada por diferentes estatuas.

chinese garden Singapore

Pagoda del Chinese Garden

Aunque sin duda el gran atractivo son las pagodas gemelas, situadas en el lago, orientado al oeste, por lo que es el lugar perfecto para presenciar la puesta de sol. Aquí también te acompañarán los fotógrafos y algún runner que no se pueda resistir a la belleza del momento.

chinese gardens Singapore

Fotografos al acecho

En este cuidado jardín para el relax del ciudadano conviven elementos tradicionales chinos y japoneses con un jardín de tortugas.

CUANDO YA SE HA PUESTO

Una vez se h puesto el sol no significa que se acabe la diversión, pues Singapur es la ciudad ideal para fotografiar luces nocturnas, pues hay muchas zonas iluminadas que harán las delicias de cualquier (frikie) fotógrafo: Chinatown y sus farolillos rojos, alguna celebración en templos hindús, el colorido canal Clark Quai

Chinatown Singapore

Ambiente nocturno en Chinatown

Espectáculo de luces Marina Bay Sands

Por si el edificio más emblemático de la ciudad no brillara con luz propia, cada noche realizan un espectáculo de luz y lásers muy futurista llamado “Spectra”, en consonancia con el lugar dónde se hace. Mi intención era ver los rayos laser que salen desde el hotel hacia el otro lado de la bahía dónde se encuentra el Merlión, pero llegué tarde y me tuve que conformar con sentarme en el paseo qué hay debajo del hotel, en primera fila de las fuentes que se iluminan, bailan y proyectan figuras. Y tengo que reconocer que aunque no apostaba demasiado por este show de 15 minutos, salí encantada (y un poco mojada, así que cuidado con las cámaras si os sentáis muy cerca del agua). ¡Además es gratis!

Horarios

De domingo a jueves – 8pm & 9pm
Viernes y sábado – 8pm, 9pm y 10pm

Spectra show singapur

Imágenes con luz en Marina Bay

Spectra show singapur

Spectra, el espectáculo de luces y agua

BONUS

Musical en Gardens by The Bay

Si los árboles del Gardens by the bay impresionan de día, imagina de noche, cuando se iluminan con la energía que han ido acumulando durante el día al ritmo de diversas músicas. Si puedes, ves varios días para verlo desde diferentes encuadres. Evidentemente el más espectacular es dentro del círculo formado por los skytrees.

skytrees Singapore

Skytrees iluminados durante el show nocturno

Aunque yo me  quedo con un rincón de los jardines, en el jardín de nenúfares gigantes, dónde los árboles se reflejan en en el agua, junto con la imponente silueta del Marina Sands Bay, aunque desde aquí prácticamente no se escucha l música que hace bailar a los árboles..

El mejor punto de Gardens By the Bay para hacer fotos

El mejor punto de Gardens By the Bay para hacer fotos

 

¿Alguna vez has perseguido el sol en tu ciudad?¡Déjanos un comentario!

Sobre El Autor

Infectada del virus viajero sin ganas de curarse. Fotógrafa que prefiere viajar sin equipaje. Sinceridad ante todo, escribo sobre experiencias vividas. ¿Te animas a seguirme en mis viajes?

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.