Seguro que si te decimos Selva Negra piensas immediatamente en un reloj de cuco. La Selva Negra es una de las regiones más conocidas de Alemania, y con el vuelo directo desde Girona hasta Karslruhe, es una escapada perfecta para un fin de semana largo.

UN FIN DE SEMANA EN LA SELVA NEGRA

Dada su extensión (ya que hablar en general de Selva Negra sería como hacerlo de los Pirineos) nos centraremos en la zona de Karlsruhe y Baden Baden, que fue la que visitamos nosotros con el famtrip #flybaden, organizado por la oficina de turismo de Selva Negra

1.Alquilar un coche

Aunque es Alemania y no dudamos que esté bien comunicada en transporte público, lo mejor que puedes hacer es alquilar un coche para recorrerla a vuestro aire, parando allí dónde queráis y el tiempo que os apetezca.

2. Volver a la infancia en Europa Park

¿Te gustan los parques de atracciones? Entonces ni te lo pienses y programa una visita a Europa Park, uno de los más grandes e importantes.

Europa Park Niños

¿No son monos estos globos?

BADEN-BADEN

Es una de las ciudades más emblemáticas de la Selva Negra, famosa por sus termas y su casino.

Selva Negra Baden Baden

Baden Baden, en plena Selva Negra

3. Relajarse en aguas termales milenarias

La ciudad de Baden  Baden debe su nombre a las aguas termales con propiedades curativas, descubiertas por los romanos y a las que acudían los aristócratas de toda la zona para sanarse. Actualmente hay dos termas en las que tú puedes sentir lo mismo: las termas romano-irlandesas de Friedrichsbad, con una impresionante cúpula decorada con frescos (22€ 1h con masaje y exfoliación) y las de Caracalla (19€ 3 horas), más tipo balneario pero con una piscina exterior a 34ºC, toda un delicia cuando fuera hace fresquito.

Termas de Friedrichsbad via Baden Baden

Termas de Friedrichsbad via Baden Baden

Exterior de las termas de

Exterior de las termas de Fiedrichsbad

Selva Negra Baden Baden

Termas de Caracalla, un bañito al aire libre

4. Beber de un fuente caliente

Bueno, más bien poner la mano debajo un par de segundos antes de quemarte, pues el agua baja a más de 60ºC. Así verás lo caliente que está el agua que naturalmente fluye en Baden Baden

Selva Negra Baden Baden

Parece una inocente fuente

5. Tentar a la suerte en el casino

A parte de por sus aguas termales, Baden Baden es famosa por tener el casino más antiguo de Alemania, y posiblemente uno de los más bonitos. La visita guída (7€/pax) te transporta a otra época a través de su decoración opulenta. A partir de las 14 puedes entrar a jugar, pero sólo si llevas pantalón largo y vas medianamente bien vestido.

6. Perderse por callecitas de cuento

Aunque suene a tópico, no puedes venir a la Selva Negra y no ver alguno de sus pueblos mágicos. En nuestro itinerario pasábamos por Gernsbach, sobre el río Murch y con un coqueto centro histórico. Pero también tiene sus calles con encanto, como todas las que rodean la iglesia y en especial el rincón de Baldreit, un monísimo patio interior.

Si quieres organizarte bien la ruta, Google puede ser tu amigo, pues hay muchas listas de los pueblos más bonitos de Selva Negra que no pueden faltar en tu mapa.

7. Dormir rodeado de bosque, tanto si vas en furgo como si te alojas en algún hotel rural

¡Ay Alemania, paraíso de furgoneteros! Será porque somos de ciudad, pero nos encanta despertar y que desde la ventana sólo se vea verde y lo único que se escuche sean los pájaros. Hay muchos apartamentos baratos con una ubicación perfecta en este sentido y si recorres la zona en furgo, es más fácil todavía. Nosotros dormimos una noche en el Hotel Forellenhof, cuya especialidad culinaria son las truchas, pescadas en su propia finca.

Baden Baden

Alrededores del Hotel Forellenhof

8. Visitar un museo de camiones

¿Un museo de camiones? Si te gusta lo relacionado con las 4 ruedas no te puedes perder la historia del Unimog, un vehículo mítico nacido después de la IIGM para que Alemania volvier a ser un país agrícola. Lo mejor del museo es poder subir a una unidad actual y subir cuestas de 45° sin immutarse.

KARLSRUHE

Puede que no sea una de las ciudades más conocidas de Alemania, pero la puerta a la Selva Negra es una ciudad muy tranquila y con mucho por descubrir. Nosotros lo hicimos con la Karlsruhe Card, que como en muchas otras ciudades, te da transporte y acceso gratuito a los monumentos.

karlsruhe card

Karlsruhe card, una buena inversión si te gusta la cultura

9. Visitar a Ramsés II

Si te gusta la egiptología, la ciudad de Karlsruhe acoge en Palacio una completa exposición temporal sobre Ramses II, sólo superada por la que hay de forma permanente en el British Museum. Abierta hasta el 18 de junio

10. Utilizar un funicular para ver atardecer

A pocos minutos en tranvía del centro de Karlsruhe o bien dando un paseo, llegamos hasta el bonito barrio de Durlach, dónde el segundo funicular más antiguo de Alemania (en funcionamiento desde 1888), el Turmbergbahn salva un desnivel de 100 metros para llevarnos hasta Turmberg, o colina de la Torre, desde la que se divisa toda la ciudad de Karlsruhe y el inicio de la Selva Negra.

Durlachbahn Karslruhe

Una cucada de funicular

11. Deleitarte con los tulipanes (¡no sólo los encuentras en Holanda!)

El tulipán es el símbolo nacional holandés, pero el jardín botánico de Karlsruhe está lleno, lo que da un bonito color a este parque del siglo 18, construido bajo el Margrave Karl Fiedrich. Como curiosidad, el Margrave iba de flor en flor, y todos los niños vástagos que tuvo reciben el nombre de “los niños de los tulipanes”, ya que él salía con la excusa de ir a cuidar los tulipanes

Karlsruhe

Colores del jardín botánico de Karlsruhe

12. Tomar algo en una animada terraza

Vale, eres español y eso del terraceo lo llevamos en la sangre. Pero en cuanto acaba el invierno, los habitantes de Karlsruhe trasladan su vida social a las terrazas de las plazas, llenándolas de movimiento.

Karlsruhe

Primavera en Karlsruhe

13. Ver un curioso homenaje a la bicicleta

¿Sabías que en Karlsruhe se inventó la bicicleta? En homenaje a su invención, desde la torre del Palacio de Karlsruhe se puede ver una enorme bicicleta formada por las dos norias y las calles del parque.

Karlsruhe

Homenaje a la invención de la bicicleta

14. Entrar con tu perro a todos los sitios

Si viajas con tu amigo peludo, en Selva Negra no tendrás problema para entrar con él a ningún lugar: restaurantes, transporte público… Eso sí, por respeto a los demás, asegurate que no crea problemas.

15. Ver que Alemania no es tan cara

Cada vez que vamos a Alemania tengo la sensación que vivimos en una euromentira. Existe la creencia que en Alemanía todo es muy caro, y que por eso los alemanes tienen salarios más elevados. Es verdad, los tienen, y los fríen a impuestos. Pero el sueldo neto que les queda a final de mes es bastante superior al nuestro. Todo eso se desmonta cuando entras a un supermercado y ves que los precios son bastante similares (huevos, carne, yogures…) a los de cualquier supermercado español, por lo que hacer la compra allí o aquí no se diferencia demasiado. ¿Hasta cuándo seguiremos engañados?

GASTRONOMÍA

16. Desmitificar la gastronomía alemana. No todo es kartofeln salat y chucrut.

Muchos de nosotros lo único que conocemos de la gastronomía alemana es el frankfurt (chiste), las kartofeln, el chucrut y por supuesto la cerveza. Pero la gastronomía alemana es rica y variada,y la podrás degustar si recorres la selva negra: spätzel, flammkuchen (que a pesar de su nombre, tiene más parecido a una pizza que a un flan),asados de carne…

17. Tener un subidón de azúcar (probar toda la repostería casera)

¡Lo de los alemanes con la repostería es de otro planeta! Fue en Selva Negra dónde nació uno de los símbolos pasteleros del país: la Schwarzwälder Kirschtorte: chocolate, nata, bizcocho, cerezas y licor Kirsch (aunque a mí su sabor no me convenciera demasiado)  Pero es que todas las otras tartas (de manzana, de queso…) son servidas en porciones grandes, para que las disfrutes bien.

La tarta típica de la Selva Negra

La tarta típica de la Selva Negra

18. Recorrer restaurantes con Estrellas Michelin

Aviso a foodies: Alemanía no sólo tiene una gastronomía variada, sinó que en la zona de Baden-Baden hay varios restaurantes  con estrellas Michelin, por lo que es posible realizar una ruta que los una, como complemento al paisaje que nos acompaña. En la región de Baden-Wurtenberg (dentro de la cuál se encuentra la Selva Negra) hay nada más y nada menos que 77 restaurantes con estrella Michelin: 3 en Baden-Baden, 1 en Karlsruhe y 1 en Gernsbach, el Schloss Eberstein.

Baden Baden

Estrella Michelin de Baden Baden

19. Empezar el día con energía en los buffets desayuno

Los alemanes saben que hay que empezar el día con fuerza, por eso en los buffets desayuno de los hoteles encuentras de todo, para que todo el mundo pueda encontrar su desayuno perfecto.

desayunos Selva Negra

Desayuno buffet del Forallenhof

20. Comer en un castillo

Selva Negra es tierra de castillos y viñedos, y en la zona de Baden-Baden encontramos un magnífico exponente de esta combinación: el castillo Schloss-Eberstein, que alberga un restaurante con estrella Michelin y con unas vistas espectaculares, sobre los viñedos plantados en la ladera de la colina

21. Cenar en una fábrica de cerveza

Sin duda Alemanía es famosa por sus cervezas, y no puedes irte de Karslruhe sin cenar en la fábrica de una de las cervezas más icónicas de la región: Hoepfner Burghof. Además de la extensa carta de cervezas, puedes acompañar la cata con algún plato tradicional.

Hoepfner Baden Baden

Cervecerís Hoepfner Burghof

22. Probar la cerveza  pura

Amigos cerveceros, habéis llegado al lugar correcto si buscáis una cerveza pura, pues debido a la ley de pureza alemana Reinheitsgebot de 1516, ésta se debe fabricar sólo con tres ingredientes: agua, trigo y lúpulo.

Cerveza alemana

¡A la rica cerveza alemana!

23. Hacer senderismo

La reina de las actividades en Selva Negra, y además gratuita😉, aunque a nosotros nos faltó tiempo y sólo pudimos pasear por el inicio del sendero panorámico (Panoramicweg) que pasaba por detrás de nuestro hotel. Hay muchos senderos que recorren los bosques y en los que se respira paz.

Panoramicweg Baden Baden

Panoramicweg cerca de Baden Baden

24. Perder la cuenta de los tonos de verde

La región recibe el nombre de Selva Negra (Schwarzwald) porque sus bosques son tan espesos que (dicen) no permiten ver el sol desde abajo, pero la verdad es una gozada circular por sus carreteras secundarias y admirar los paisajes.

 

25. Practicar alemán

Pero si todos los alemanes hablan inglés. Claro, y todos los españoles tenemos un inglés nivel medio. Si bien en las zonas más turísticas todo tiene si traducción al inglés (encontrarla al español ya es más complicado), nos encontramos con mucha señalización en alemán, por lo que no está de más llevar una chuletilla básica para comer.

26. Olvidar la maleta a 80km de tu próximo destino

Seguramente pienses que no es una buena idea, pero se convirtió en la anécdota de nuestro viaje el que me dejase la maleta en la recepción de Europa Park. Es que una está acostumbrada a llevarlo todo encima!

27. Comprar billetes para volver

Un fin de semana no es suficiente para descubrir todo lo que la Selva Negra puede ofrecer, por lo que tan pronto llegues a casa estarás mirando billetes para volver.

 

INFO PRÁCTICA

CÓMO LLEGAR

Desde Barcelona lo tenemos muy fácil, ya que tenemos vuelo directo a Karlsruhe /Baden- Baden, considerado el aeropuerto de la Selva Negra desde Girona. El vuelo sale los lunes, miércoles, viernes y domingo y en apenas un par de horas nos deja al comienzo de nuestr aventura.

DÓNDE ALOJARSE

Durante el famtrip #flybaden nos alojamos en los siguientes hoteles, todos con desayuno incluído.

  • El Andaluz, en Europa Park
  • Waldhotel Forellenhof, a las afueras de Baden-Baden. Como peculiaridad, destaca por estar en plena naturaleza y poder comer las truchas que crían en sus propias piscifactorías.
  • Berliner Hof en Karlsruhe

SITUACIÓN SOBRE MAPA

Para facilitar un poco la planificación si os decidís a visitar Selva Negra, en el siguiente mapa tenéis los puntos que visitamos nosotros y algunos de los pueblos más bonitos que quedan apuntados para nuestra próxima visita.

 

Esta ruta se emmarca dentro del famtrip #FlyBaden, organizado por la oficina de Turismo de Schwarzwald con la intención de dar a conocer los atractivos de la región. Queremos agradecer a la oficina el haber contado con nosotros en este viaje, sin embargo, la opinión expresada aquí arriba está completamente basada en nuestra experiencia

Sobre El Autor

Infectada del virus viajero sin ganas de curarse. Fotógrafa que prefiere viajar sin equipaje. Sinceridad ante todo, escribo sobre experiencias vividas. ¿Te animas a seguirme en mis viajes?

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.