25 de febrero 2014

Hoy ha sido el día de guiris por excelencia, es decir, el de pagar para ver los must. Nuestro alojamiento no incluye el desayuno, así que buscamos un rato y desistimos al ver el primer coffee-corner, con American Breakfast (cafe/chocolate+tostadas con mermelada+2huevos fritos+3 lonchas de jamón york) por 75baths (no llega a 2€).

GRAN PALACIO DE BANGKOK

Tuk tuk al centro entre el atasco matinal de la ciudad. El guardia de la entrada del Gran Palacio saca la cartulina del dresscode para ver si mis pantalones a media espinilla eran lo suficientemente largos, parece que sí. La entrada al Gran Palacio y templo del Buda Esmeralda cuesta 500bahts (11€) y a primera hora ya está lleno de grupos de orientales que siguen al líder del paraguas. Al entrar, hay un cartel que pone “English FREE tour” a las 10, por lo que hacemos algo de tiempo dando alguna vuelta por el recinto. A menos diez se abre el registro y los amigos de lo gratis nos inscribimos en la lista. En el grupo hay franceses, suecos, americanos, ingleses y argentinos. Una señora menuda (pero matona) de unos 50 años se presenta, los argentinos deciden rebautizarla como Paulina, e iniciamos el tour, que por supuesto me toca ir traduciendo. Se agradece que te vayan explicando historias, pues es tan inmenso que te perderías un montón de detalles. En todos los templos hay fuentes de agua helada, y nos escapamos de la visita para poder refrescarnos un rato.

WAT PHO

Acabado el tour, la chica francesa y los argentinos y nosotros decidimos seguir juntos al resto de atracciones, pues estan cerca y hay buen rollo (además así papá puede hablar un rato con alguien!). Por algún motivo me designan la guía del grupo, quizás por saber dónde están las cosas. El templo de Wat Pho es simplemente impresionante. Es conocido por el gran buda recostado de 45m que hay en su interior (seguramente trajeron antes el buda y luego construyeron el templo), aunque todo el conjunto no tiene desperdicio. ¿He dicho que te dan una botella de agua gratis con la entrada de 100bats (2,5€)?

WAT ARUN

Cruzamos el río en el barquito de 3bats hasta Wat Arun o templo del amanecer. La gracia de este templo son las empinadas escaleras que te llevan hacia arriba y que Antonio prefirio observar desde abajo, mientras dibujaba uno de los guerreros y formaba corro a su alrededor. ¡La verdad es que más de uno sufre para subirlas o bajarlas!


Volvemos a cruzar el río y viene lo mejor: ¡¡negociar un tuk-tuk para 6!!! Podríamos dividir el grupo e ir en dos, pero igual asi es más divertido y más barato. Acordamos 150bats hasta Wat Saket y empezamos el tetris. Por el camino nos miran incredulos, pero llegamos bien y pedimos a unas chicas que nos hagan la foto de prueba!

tuktuk bangkok

6 en un tuktuk

WAT SAKET

Wat Saket (o Golden Mountain) es un templo que se encuentra en una pequeña colina, sobre 80m, por lo que hay que seguir subiendo escalones. Antonio se queda abajo, en una especie de bosque que hay. Por el camino, campanas y gongs y las vistas desde arriba son impresionantes.


La chica francesa tiene que volver a su hotel, y para no perder la costumbre del día, ¡volvemos a negociar tuk-tuk para 6! Conseguimos 250, pero el trayecto es bastante largo. Nuestro conductor no hace mas que repetir “ah silom (barrio al que vamos), pingpong! I like sexy ping pong, yes yes” y así todoooooo el trayecto. 6 personas diciendole nooooooo pingpong no y él erre que erre.
Al llegar al Pullman nos despedimos, ha sido un dia divertido. Nosotros vamos hacia el mercado de las falsificaciones, por eso de echar un ojo. Paramos a comer en un puesto callejero y nos sentamos en la parada del bus. Arroz con algo, está rico.
Como oscurece, subimos al restaurante Cloud 47, situado en el Unity Center Building que tenemos delante. Se trata de uno de esos restaurantes dónde va la gente guapa, con azafata divina en el acceso. Y nosotros con las mochilas!! Al llegar arriba, les hago entender que sólo quiero foto. Y volvemos a casa, en tuk-tuk por supuesto

bangkok de noche

Vistas desde el Cloud 47

Sobre El Autor

Infectada del virus viajero sin ganas de curarse. Fotógrafa que prefiere viajar sin equipaje. Sinceridad ante todo, escribo sobre experiencias vividas. ¿Te animas a seguirme en mis viajes?

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.