¿Qué es viajar?

El significado de viajar va mucho más allá de coger un avión, un barco, un coche y plantarnos en nuestro destino. Dicen que viajar es vivir una experiencia, tener algo que recordar. Se ha puesto de moda la división entre turista y viajero : lo admitimos, a ninguno nos gusta eso de ser considerado “turista”, y decimos bien alto y con orgullo que nosotros somos turistas, que buscamos algo más, aquello que el dinero no puede comprar.

Couchsurfing

No hay manual de cómo viajar lowcost ni guía para viajar barato que se precie que no hable del Couchsurfing cómo método para pagar menos por tu alojamiento, pero hay algo más. Y así es como en tu búsqueda de las “experiencias” (y para ahorrar algo de dinero en según que países, no lo negaremos) es cuando en 2007 caes en las redes Couchsurfing, la red social que permite quedarte en casa de desconocidos (con referencias, eso sí ) y entablar así el comienzo de una bonita relación, generalmente contando batallitas alrededor de una mesa. Los chicos de Marcando el polo explican perfectamente qué es aquí, por si te ha entrado la curiosidad.

Lo mejor es que cuando respondes a la pregunta de “¿Cómo lo haces para viajar tanto?” contando tus experiencias de Couchsurfing, la gente te tilda de loca. Loca por no ir a un hotel, loca por prescindir de las comodidades, loca por querer entender a los locales, loca por no conocer al que será tu compañero durante tus noches de viaje…loca por querer experimentar.

Si algo hemos aprendido a lo largo de estos 9 años de Couchsurfing desde nuestro primer host en Dinamarca es que todavía hay gente buena por el mundo, y que es la única forma de acercarse a la realidad de un país.

El lado negativo – Razones para no hacer Couchsurfing

Y es que no todo tiene por qué ser de color de rosa, por lo que te damos nuestras razones para no hacer Couchsurfing en Asia principalmente, después de haber recorrido una larga lista de países (entre ellos Marruecos, Montenegro, Nepal, India e Indonesia). Te aconsejamos que llegues hasta el final para que veas que el Couchsurfing no es lo que piensas.

COMODIDAD

1. Una habitación de hotel no es tan cara.

Eso es lo que te dirán cuando quieras couchsurfear en Ásia. Realmente pagar 9€ por una habitación doble con baño, piscina y desayuno incluido tienta mucho, pero vivir algo único pesa más. ¡No todo se compra con dinero!

 

2. Tu propio Pekín Express

Si sigues el programa, es posible que recuerdes cuál es (en general) la primera expresión de los concursantes cuándo encuentran dónde pasarán la noche, bastante despectiva por cierto. Aunque tú no debas mendigar alojamiento, posiblemente también pase por tu cabeza esa palabra, pero rápidamente lo dejarás de lado al descubrir lo feliz que es la gente con poco y se alegran de poderlo compartir contigo.

cocina-couchsurfer

Nuestra casa en Siem Reap, Camboya

couchsurfing-asia

¡Hay que saber ser feliz!

 

3. No tendrás wifi

Lo primero que deseamos cuando estamos viajando es llegar a un hotel para poder conectar el wifi y “ponernos al día”, aunque digamos que queremos desconectar. Si estás en una zona muy remota, es posible que no tengas wifi ni cobertura, por lo que puedes aprovechar para escuchar los sonidos del campo y los pájaros, ¡que la gente de ciudad estamos muy poco acostumbrados a eso!

4. Baños alternativos

Una vez has dejado la mochila, llega ese momento allbran en el que tienes que hacer la visita de rigor al señor Roca. ¿Y si este señor aquí tiene un aspecto un tanto diferente y no existe como tal? Tendrás que adaptar tu culito a otras formas, según dicen mucho más saludables.

¿Recuerdas las duchas infinitas de agua caliente que te das nada más llegar, para “aliviar la tensión del día”? Es posible que aquí lo tengas que arreglar con un cubo y un cazo, pero piénsalo así: ¡estás siendo más ecológico!

5. Tus planes pueden cambiar

Por muy cerrado y calculado que lleves tu itinerario de viaje (si por desgracia no tienes tiempo suficiente para ir “dónde te lleve el viento”), es posible que tu amfitrión te proponga ir a ver un lago, un festival o un mercado que muy posiblemente no hubieras conocido nunca y no sale en la biblia de los viajeros que te ocupa media mochila. ¡Tu dí que sí!

couchsurfing marruecos

Mercado en Risani, Marruecos

couchsurfing Asia

Visita matinal al mercado de Karangasem, Bali

COMIDA

6. No podrás escoger el menú

Pero todo estará delicioso. Podrás probar platos auténticos que de otra forma no sabrías ni que existen. Además descubrirás la auténtica cocina de mercado (nunca mejor dicho).

p1280263

7. Abandonarás los cubiertos

En las sociedades occidentales nos han enseñado que es de buena educación comer con cubiertos. Verás lo hábil que llegas a ser cuando sólo puedes servirte de tu mano derecha para rebañar el arroz.

 

marruecos CS

Utilizarás el pan para comer un plato de carne

8. Ganarás peso

Prepárate a engordar. Tu anfitrión hará todo lo posible para que estés a gusto y eso implica cebarte como si fueras a ser la ofrenda del próximo sacrificio. Galletas, frutas y todo tipo de dulces será susceptible de caer en tu plato. Y dejarse la comida es de mala educación, ¿verdad?

couchsurfing Asia

Parte de la cena en Jaipur

9. Deberás mostrar tus dotes culinarias.

Te has acostumbrado a la vida del túpper y a los platos sencillos. Pero cuando vas de Couchsurfing te creces, y ya que tu familia adoptiva te enseña su gastronomía, ¡tú no vas a ser menos! ¿Y cuál es el plato más típico de la gastronomía española? La tortilla de patatas, sí señor (es que el pà amb tomàquet és demasiado simple, aunque esté buenísimo). Y durante el intercambio de mensajes previos les prometes cocinar una cena para ellos. Te toca ir al mercado en busca de huevos, patatas y cebolla. Y cocinar con aceite de palma. Todo el mundo espera impaciente tu delicatesen, que siendo sinceros tiene poca pinta de tortilla de patatas, pero eso da igual. La prueba, y les gusta (¡y tu ego se hincha!), y repiten como si no hubiera mañana (no todos los días alguien les cocina el plato por excelencia de la cocina española), ¡hasta te piden la receta! Y eso cuando no acabas en un mano a mano en la cocina que convierte la velada en una fusión multicultural.

couchsurfing Asia

Cena indoespañola en Nueva Delhi

10. Tu inglés no mejorará.

Aunque sí lo hará tu capacidad para hacerte entender. No te preocupes por tu inglés “nivel medio” que todo español tiene, será más que suficiente. Además, una sonrisa significa lo mismo en todo el mundo.

HABILIDADES SOCIALES

11. Serás el centro de atención

¿Qué harías tú si vivieras en un pueblo dónde ves cada día a la misma gente? ¡Acercárte a los forasteros! que además así podrás conocer cómo viven y la vida fuera de la aldea. Durante tu estancia primos y vecinos se acercarán a saludarte, cómo si fueras la mismísima Reina de Inglaterra.

couchsurfing asia

Los vecinos nos traían cosas porque éramos sus invitados

12. Deberás responder siempre a las mismas preguntas

El ser humano es curioso por naturaleza, así que es normal que cada vez que llegues a un alojamiento nuevo tengas que contar siempre la misma historia. ¿De dónde vienes? Ahhhhh Barcelona, ¡Messi!¿De qué trabajas? Aunque te pueda resultar aburrido escuchar tu historia tantas veces, a medida que vaya pasando el tiempo es posible que la conversación te lleve a hablar de religión, política e incluso vida familiar, algo que puede acabar siendo bastante curioso si sacas por curiosidad el tema de la homosexualidad. Así aprendes cómo se vive en otro país y se piensa en otro país.

13. Deberás hacer vida social

La finalidad del Couchsurfing no es dormir gratis en un sitio e irse la mañana siguiente con tu mochila al hombro por dónde has venido. Se trata de crear un vínculo, de contar historias y de compartir experiencias. Por lo que te esperan noches de charlas alrededor de la mesa, con unos botellines de cerveza (o té, en países sin tradición alcohólica).

couchsurfing India

Con nuestra familia en Jaipur

couchsurfing Bali

Cenando en Bali

 

Y si tienes muy mala suerte, te tocará ir al equivalente de BBC (Bodas, bautizos y comuniones) y te tendrás que vestir para la ocasión, con el traje típico. Así es como nosotros acabamos de fiesta en Nepal, llenos de color en un Holi en Jaipur o en la celebración religiosa más importante del año balinés. ¡Nos faltó caer en una boda india!


ESPACIO

14. Tendrás que compartir

A los niños desde pequeños se les enseña que deben compartir sus juguetes, aunque el carácter egocéntrico del ser humano hace que a veces nos cueste más. Por lo que te sentirás mal cuando veas que toda la familia duerme en una misma cama para que tú puedas tener el colchón grande, o que comparten toda su comida contigo. Es posible que esa noche te vayas a dormir dándole muchas vueltas a la cabeza.

15. Reservar espacio en tu mochila

Porque no vas a presentarte en casa de tu familia de acogida con las manos vacías, ¿verdad? Estaría bien que llevases un pequeño souvenir de tu país de orígen. No hace falta que sea demasiado, nosotros intentamos llevar algo de comida de casa si nos acogen al principio del viaje (¡¡cuidado con el jamón, hay muchos sitios dónde son vegetarianos o no comen cerdo!!): una botellita de aceite o de vino compradas en el aeropuerto . Si nos acogen al final del viaje, hacemos previsión y compramos imanes de Barcelona. ¡Es toda una experiencia ir a comprar souvenirs en tu propia ciudad!

Y la familia tampoco verá bien que te vayas con las manos vacías, por lo que siempre nos hemos vuelto con más cosas en la mochila (¡y mira que eso es complicado!) gracias a su amabilidad.

QUÉ DIRÁN

16. Dar explicaciones

La familia. Los amigos. Hay varias frases que te tocará escuchar cuando les cuentes que haces couchsurfing (y encima, se lo recomiendes). Las más comunes son:

        • ¡Te van a meter droga en la maleta! — Evidentemente, tu madre. Sí, y me pueden descuartizar y tirar en una cuneta, o vender mis órganos… allí dónde vaya. Así que correré el riesgo. Toda la gente que habita un país lejano forma parte de un cártel de droga y no tienen nada mejor que hacer que colarte una pequeña cantidad en tu maleta para que te detengan en aduanas y así condenarte a una vida de miserias en una cárcel indonesia.
        • “¿Y te dejan dormir gratis en su casa?Eso es que te quieren robar” — ¿Qué pasa, que en las Ramblas de mi Barcelona natal no me pueden robar? ¿O en el metro? Somos por naturaleza desconfiados y no entendemos que en el mundo hay gente buena que hace las cosas de forma altruista. Al no tener las mismas posibilidades de viajar que nosotros, acoger a un extranjero es la única forma que tienen de conocer el mundo exterior. Y si me roban, como mucho se llevarán unas camisetas sucias y unos calcetines sudados.

 

Cómo veréis, todas las razones son en modo irónico, pues nos encanta hacer couchsurfing y creemos que es una forma de viajar que aporta mucho al viaje, no solo te permite viajar de forma económica, sino que además conoces a la gente local. ¿O es que nos habéis visto tristes en alguna de las fotos de arriba?

¿Si has probado Couchsurfing, tienes alguna razón más?

 

Sobre El Autor

Infectada del virus viajero sin ganas de curarse. Fotógrafa que prefiere viajar sin equipaje. Sinceridad ante todo, escribo sobre experiencias vividas. ¿Te animas a seguirme en mis viajes?

9 Respuestas

  1. Ignasi

    Muy acertado todo el post!
    Solo decir que, como zurdo que soy, es una putada a la hora de comer en Asia con las manos pero se pegan unas risas a tu costa

    Responder
    • Sara

      Te entiendo, es que somos seres impuros, y eso de comer con la izquierda está mal visto (además de hacernos parecer torpes!)

      Responder
  2. Patri

    Muy bueno, Sara. Es cierto que pecamos muchas veces del tan manido “yo soy viajero” hablando despectivo del turista. Creo que turista se es siempre que no se pertenece a un lugar y no es malo. Queremos hacer de nuestras experiencias las más auténticas ¿acaso ya no hacen CS miles de personas? También es cierto que muchas otras nos miran con caras de locos cuando cuentas que te quedaste aquí o allí… Si a mí me gusta interactuar con los locales es por conocer su cultura y la parte más humana de un país, los niños, la comida casera aunque no elijas el menú … Experiencias inolvidables besitos

    Responder
    • Sara

      Aunque miles de personas hagan cs, cada experiencia es única, por lo que conoces la parte más humana del país aunque miles de “perroflauticos” lo hayan hecho antes que tú 🙂 ¡Y comes fantásticamente bien!
      Llámale CS o llamále quedarte en casa del hermano del tendero 😉

      Responder
  3. Mónica

    Genial Sara, he pillado la ironía desde el titulo…. y si, por suerte hay más gente buena, agradable, generosa y acogedora que de la otra, eso lo sabemos bien los que salimos de casa a menudo, lo mismo en el pueblo de al lado que en la otra punta del planeta. Besos campeona.

    Responder
  4. Gloria

    Genial el post!!! Un análisis muy completo del couchsurfing. Desgraciadamente ya hay gente que como tu dices solo quieren tener un techo gratis pero esto no es la filosofía de como empezó, asi que genial que lo recuerdes 😉

    Responder
  5. Marina DH

    Muy buen artículo… yo aún no he tenido la suerte de entrar en el mundo del CS, pero espero hacerlo pronto, quizá cuando empiece a viajar por Asia (Que espero también sea pronto… hay muchos planes en mi cabeza). He tenido la suerte de conocer varias ciudades y países de la mano de locales y es lo mejor del mundo!

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.