Singapur es una de esas ciudades que se podría decir que “hemos visto nacer”, pues este año celebra el 52 aniversario de su independencia. Aquí no te dicen eso de “cuando yo era niño, todo esto eran campos” que todavía se escucha en Barcelona, sino que lo sustituyen por “antes todo esto era mar”.

Y es que Singapur ha tenido que crecer ganándole terreno al mar para construir uno de los skylines más espectaculares que existen (con el permiso de sus rivales asiáticas), donde destaca especialmente un edificio, el Marina Sands by the Bay. Técnicamente no es uno sino tres edificios unidos en su parte superior por una larga plataforma que los locales llaman “la barca”, en recuerdo a sus orígenes marineros.

Marina Sands Bay Singapur

Visto desde el Merlión, igual si parece un barco

Y justo detrás y unidos por una pasarela, se encuentra una de las visitas imprescindibles, sobretodo al atardecer: los Gardens By The Bay.

GARDENS  BY THE BAY

Un jardín que genera energía, un bosque encantado y un invernadero de flores. El recinto se divide en dos partes:la gratuita y la de pago. En 2006 el gobierno de Singapur se propuso construir una ciudad dentro de un jardín para mejorar la calidad de vida de sus habitantes, y en 2012 se inauguraron las 101ha ganadas al mar, de ahí el nombre de jardines junto a la bahía.

Gardens by the bay map

Mapa de los Gardens by the Bay y la zona que ocupan

Parte gratuita

Prácticamente todo el recinto es paseable, por lo que se convierte en un lugar para ir a pasear, tanto solo como en família. Mi primera toma de contacto fue ya de noche, el primer día que había aterrizado en Singapur. Accedí a los jardines a través de la plataforma que une los jardines con el icónico hotel Marina Sands By The Bay.

Gardens by the Bay Singapur

La entrada promete

 

Sin duda es una de las imágenes más famosas de Singapur, los 12 superárboles que forman parte del SuperTree Grove. En ellos se han plantado más de 162900 plantas siguiendo patrones de diferentes colores, y que fueron escogidas siguiendo los siguientes patrones:

  • Sostenibilidad para la plantación vertical
  • Peso
  • Facilidad de mantenimiento
  • Adaptación al clima de Singapur (importante, muy importante)
  • Interés visual

Los super árboles fue prácticamente lo primero que vi de los jardines, cuando llegué poco antes de que empezará el espectáculo musical gratuito que cada día tiene lugar (salvo cambios de última hora) a las 19.45 y a las 20.45.  El Garden Rhapsody (nada que ver con la canción de Queen) merece ser visto por lo menos una vez durante tu estancia en la ciudad, pues los árboles van cambiando de colores al ritmo de la música, como lo hacen las fuentes de Montjuic en Barcelona. ¿Y sabes lo mejor? Que los árboles están iluminados gracias a la energía que generan las placas fotovoltáicas que tienen integradas en su estructura, pues el jardín no solo debía ser decorativo sino también sostenible.

Gardens by the Bay Singapur

¡Totalmente gratuito!

Gardens by the Bay Singapur

Espectáculo de luz y de color, como la Tómbola

Gardens by the Bay Singapur

Garden Rhapsody, digno de ver

En la zona gratuita, además de pasear por los jardines, también hay zonas infantiles como el Children’s garden (¡atención a papás! Mejor llevar bañador a juzgar por las imágenes), con juegos infantiles, plantas y salpicaduras. Si sois más de secano, os podéis pasar por el pavellón solar, una colección de más de 1000 plantas de los desiertos de todo el mundo.

Si tenéis tiempo y aunque se encuentra fuera del parque, también es bonito llegar hasta Marina Barrage, una explanada que mira al mar dónde las famílias van a volar cometas y se tienen unas buenas vistas de la ciudad “desde el otro lado”.

Bebop Marina Barrage Singapore

Así pasan la tarde las famílias

Bebop Marina Barrage Singapore

Vistas aéreas desde Marina Barrage

 

Parte de pago

Aunque es posible pasear por todo el recinto sin gastar ni un dólar singaporense, mi jefe prácticamente me obligó a subir al OCBC Skyway, las pasarelas que unen los supertrees, bajo la promesa que si no lo hacía me iba a arrepentir.

OCBC Skyway

Si los supertrees son impresionantes desde abajo, más lo son desde las pasarelas que los unen, a 22 metros de altura, pues no solo puedes ver todo el parque sino también pasear prácticamente por la cúpula de estos árboles y ver las diferentes plantas que los conforman. La subida cuesta 8$ y los tickets se pueden comprar en las taquillas cercanas. Abren de 9am a 9pm, pero la última entrada es a las 2030, para que todo el mundo tenga tiempo.

Una vez superada la cola en la base hay que subir las 16 plantas. Pese a que existe un ascensor, éste queda reservado para quienes lo necesitan de verdad, así que toca subir a pie con el sofocante calor y la humedad de Singapur. Por suerte cuando llegué yo el sol estaba empezando a ponerse y ya no picaba tanto, aún y así la sudada no te la quita nadie. Pero tenía razón mi jefe, ¡las vistas desde arriba! (mientras esquivas palos selfie) compensan la entrada, la subida y el sudor.

Super Trees Singapur

¡Son bonitos a todas horas!

Invernaderos

Aunque quedan eclipsados por los supertrees, los invernaderos son la verdadera joya de la corona de los Gardens By The Bay. Por un lado está el Flower Dome, el jardín de la eterna primavera, al que no tuve tiempo de entrar porque me entretuve demasiado en los Supertrees. Por otro, el cloud forest. ¡Apuesto a que no has entrado a ninguno así!

Cloud Forest Singapur

¿No os recuerda a una obra de Calatrava el Cloud Forest?

Cloud Forest

Solo entrar por la puerta, te das cuenta que no es un invernadero normal. Aquí la niebla lo envuelve todo, “soltada” desde las tuberías que recorren toda la instalación. Se trata de un jardín tropical prácticamente vertical, coronado por la cascada interior más alta del mundo, de 35m, que te da la sensación de haberte trasladado a plena selva.

Nada más entrar, me flipó la cascada. Al ser ya de noche, estaba iluminada y parecía que hubiera entrado en un lugar futurista. En primer lugar, como si estuvieras en la peli de Jurassic Park, tienes que subir con el ascensor hasta el Mundo Perdido, el jardín situado en lo alto de la montaña. Y desde allí ir bajando por los caminos elevados que transcurren entre las plantas, permitiéndote verlas desde arriba y sentir el abrazo de la niebla. Las plantas no son lo mío, pero solo por la maravilla arquitectónica del lugar merece la pena. ¡Imagino que un aficionado a la botánica se lo pasará pipa!

Cloud Forest Gardens By the Bay

La impresionante cascada interior de noche luce más

Mi consejo es que le dediquéis tiempo al área porque es todo un espectáculo. Si llegáis a media tarde, sobre las 4 o así, podéis ver el invernadero de las flores, pasear por los jardines, subir al OCBC Skywalk y acabar en el Cloud Forest.

Info práctica

¿Cuánto cuesta?

Pasear por los jardines es completamente gratuito, igual que el acceso a la zona de los niños, a la explanada de los SuperTrees y al pabellón solar. Las entradas para los invernaderos, asumiendo que eres turista, 28$ (17.28€).  Hay la opción de coger un tour de 25 minutos en un cochecito con audioguía que son 5$ más.

Subir al OCBC Skyway son 8$, pero merece mucho la pena

  Horarios

Los jardines están abiertos para pasear desde las 5am a las 2am, por si te apetece pegarte una carrera matinal.

Invernaderos y OCBC Skyway: de 9am a 9 pm, pudiendo comprar el último ticket a las 20 para entrar a las 20.30. Para la Skyway si puedes cuadrarlo con la puesta del sol es super bonito.

Cómo llegar

La verdad es que no tiene demasiada pérdida, una vez estás en Marina Sands Bay (¡y creeme que lo sabes!), solo tienes que cruzar a través del centro comercial y accederás por un puente. Si estás en cualquier otro punto de la ciudad, puedes llegar en metro a la parada de Bayfront MRT Station (líneas amarilla y azul) que te deja debajo del centro comercial, o en Tanjong Pagar de la línea marrón y coger el bus 400.

Otras actividades para hacer en Singapur
Alojamiento en Singapur
Vuelos Baratos a Singapur

 

handshakeCódigo ético: colaboración. El post que acabas de leer se trata de un post escrito en base a nuestra experiencia al haber probado los servicios de Gardens By the Bay. Eso significa que hemos recibido de forma gratuita algunos servicios mencionados, pero la empresa no influye en el artículo. La opinión expresada (así como las fotos, siempre que no se especifique lo contrario) es totalmente nuestra e independiente sea totalmente nuestra e independiente, porque nos gusta contarte aquello que hemos vivido durante el viaje y queremos que la información pueda serte útil en la planificación de los tuyos. De esta forma podemos seguir adelante con el blog.

Sobre El Autor

Infectada del virus viajero sin ganas de curarse. Fotógrafa que prefiere viajar sin equipaje. Sinceridad ante todo, escribo sobre experiencias vividas. ¿Te animas a seguirme en mis viajes?

10 Respuestas

  1. Miriam (la curiosidad lleva mochila)

    Después de haber visto la foto de esos árboles cientos de veces por las Redes Sociales, ¿te puedes creer que no sabía nada sobre ellos? Y mucho menos sabía que formaban parte de un recinto con tantas cosas para ver y hacer. Sin duda me apunto en mi lista de pendientes visitar Gardens by the bay (ahora sólo me falta ir mirando billetes para Singapur jeje)

    Responder
    • Sara

      Yo tampoco sabía nada, no eres la única. Es muy interesante ver el proceso de readaptación de la ciudad y que no solo son decorativos pero tambieén tienen una función! Últimamente están saliendo ofertas… 🙂

      Responder
  2. Laura

    Genial post. Nosotros estuvimos el año pasado pero con tu post me he enterado de cositas que no sabía.
    Desde luego que Singapur es como estar en un lugar futurista.
    Mil gracias por la info.

    Responder
  3. Luz y Claudio

    ¡Hola Sara! Teniendo en cuenta que nos encanta la ciudad Singapur, supongo que no nos podríamos quedar sólo en la parte gratuita de los Gardens by the Bay 😉 Es verdad que son bonitos a todas horas, pero supongo que como a la mayoría por la noche nos parecen espectaculares. Todo lo que sabemos de Singapur lo sabemos por post como el tuyo así que gracias 😉 ¡Un saludo viajero!

    Responder
    • Sara

      ¡Singapur es una ciudad de la que esperas poco y te sorprende un montón! De noche son impresionantes los jardines. ¡Un saludo!

      Responder
  4. Stephanie Acosta

    Leo tu post y quedo maravillada por tanto aprendizaje, probablemente soy de aquellas personas aficionadas por la botánica y me encantaría perderme en un lugar como Singapur, me gusta saber como es que el gobierno se preocupa por mejorar y cuidar la calidad de vida de sus habitantes, llenándolo de árboles y creando un espacio natural… ¡Justo lo que necesitamos en el mundo!… Gracias, por tan lindo post, gracias porque estando aquí en Colombia viajé contigo y me dieron ganas de acelerar mi sueño de conocer Singapur… ¡Un abrazo!. Stephanie.

    Responder
    • Sara

      uy, si te gustan las plantas, tendrás que comprarte el pase anual porque no querrás salir de los jardines! 🙂
      Un abrazo!

      Responder
  5. Janire

    Qué preciosidad de sitio… Este post nos hubiese venido de perlas el verano pasado, cuando pasamos un día en Singapur y no pudimos visitar los Gardens By The Bay porque no encontramos mucha información por internet…así que no encontramos el sitio.
    A veces vamos demasiado a la aventura sin buscar nada y luego pasa lo que pasa . Pero si ya tenía ganas de verlo, con este post me he quedado más enamorada aún. La próxima Visa que hagamos igual la hacemos en Singapur, y así tenemos la excusa perfecta para conocer los jardines . Con tu permiso, comparto este post tan genial en nuestro Facebook.

    Un abrazo!

    Responder
  6. Judit

    Nosotros hicimos una escala en Singpur y no tuvimos tiempo de poder ver los garden by the Bay. Tenemos que volver y poder disfrutar de la ciudad como se merece.
    Me ha gustado mucho tu post, ya que me lo perdí lo he podido disfrutar. Además, de noche tiene que ser espectacular con todas esas luces, me lo he apuntado todo para la próxima porque seguro que algún día volveré 🙂

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.