Cuando planeamos nuestros tratamientos más largos, una vez elegido el destino, no negaremos que intentamos siempre encontrar los billetes más baratos utilitzando el buscador de Skyscanner,y muchas veces estos suelen incluir una escala, por lo que hay que aprovecharla, si tiene una duración suficiente (mínimo 4h) para no arriesgarnos a perder el siguiente vuelo. En el caso de comprar vuelos separados (no todo en la misma reserva), siempre cogemos el último del día, para dejar margen entre vuelos por si el primer avión tuviera algún retraso.
En ambos casos, esta técnica nos ha permitido descubrir ciudades que no estaban en nuestra lista inicialmente,como Doha, Dubai o Beijing (con excursión a la Gran Muralla incluída) o volver a ciudades europeas dónde ya habíamos estado (en mi caso,vivido), como Bruselas. Hay aeropuertos como Estambul o Singapore que disponen de tours gratruitos totalmente organizados, en función de la duración de tu escala,por lo que ya no tienes que preocuparte de nada logísticamente hablando, sólo de salir a estirar las piernas y disfrutar.

Visitar Múnich en una escala

Múnich es la capital de estado alemán de Baviera, una ciudad con mucha historia y mundialmente conocida por su Oktoberfest, que se celebra a finales de septiembre. Es junto con Frankfurt, uno de los hubs de Lufthansa,por lo que es posible que te toque hacer escala allí. En nuestro caso, el vuelo parte del premio de Travels Of Adam tenía que salir sí o sí de uno de los hubs,y como teníamos que pagar nosotros el billete hacia esa ciudad, Múnich era la opción más barata. Pese a salir hacia Estados Unidos a las 12 del mediodía y haber algún vuelo que llegaba a las 7am, decidimos evitar problemas de retrasos y salir el día anterior de Barcelona, haciendo noche en la ciudad. A la vuelta, y por el mismo motivo, compramos uno de los últimos vuelos del día hacia casa, por si el internacional se retrasaba un mucho.

Cómo llegar al centro

Uno de los puntos que conviene tener estudiados de antemano, para valorar si vale la pena ir al centro o no durante nuestra escala en Múnich, pues el sistema de la MVV es algo confuso, con varias tablas de tarifas. El aeropuerto se encuentra en la zona 4, a unos 40 minutos del centro, por lo que cuando vayamos a buscar billetes, hay que comprar los que sean para toda la red. Las líneas de tren que te llevan directamente a Marienplatz y Hauptbanhof son la S1 y la S8, con salidas prácticamente cada 10 minutos.

La opción más barata

Lo ideal yendo dos (o más) en escala diurna es comprar el Airport-City-Day-Ticket múltiple, que por 23,90€ (12.80€ si viajas solo) nos permite realizar viajes ilimitados a un grupo de hasta 5 personas. Eso incluye los trayectos hacia/desde el aeropuerto pero también los que hagas dentro de la ciudad en metro, bus o tramvía. Con este billete puedes visitar los puntos mencionados arriba sin cansarte demasiado y ahorrar tiempo en desplazamientos. Este billete es válido desde el momento que lo compras (independientemente de la hora) hasta las 6 am del día siguiente, y no hace falta validarlo porque ya sale marcado de la máquina.

La opción más cara

Si tu escala es nocturna y tu vuelo sale bastante después de las 6am, te va a tocar rascarte el bolsillo y comprar un billete sencillo para la ida y otro para la vuelta. Cada billete cuesta 11.20€ y no te permite utilizarlo más de una vez, por lo que no puedes moverte en transporte público por la ciudad.  Esto es lo que tuvimos que hacer para ir al centro a dormir, lo que supuso 44.80€ (frente a los 23.90€ de la escala diurna). Recuerda validarlo antes de bajar a las vías, pues en las estaciones alemanas no hay barrera pero sí agentes de paisano.

Creemos que es importante saber de la existencia de los dos tipos de billetes para hacer cálculos, porque a veces reservamos vuelos la noche antes y un hostel barato pero no tenemos en cuenta el coste de desplazamiento al centro, que puede ser más caro que la diferencia de precio del vuelo.

via GIPHY

Bus de Lufthansa

Aunque no lo utilizamos, lo vimos anunciado al lado de la Hauptbanhof. Se trata de un bus exprés que sale cada 15 minutos, pero el tiempo de recorrido es el mismo, unos 45 minutos (en función del tráfico).  Es ligeramente más barato que el tren, pues el billete de ida cuesta 10.50€ y 17€ si se compra ida y vuelta, válido para 24 meses.

Escala Nocturna

Aunque el aeropuerto de Munich tiene algunas sillas reclinadas (sobretodo en las salas de espera de la t2), siempre es más cómodo dormir en una cama (será que nosotros nos hacemos mayores) e incluso visitar una parte diferente de la ciudad. Por eso nuestra opción fue el The4you Hostel, muy convenientemente situado al lado de la Hauptbanhof, la estación central, con camas desde 19,80€ (en habitación de 6). Coger el tren, llegar al centro,andar una calle y encontrar tu cama. Y el trayecto inverso al día siguiente por la mañana, con posibilidad de dar un pequeño paseo hasta Marienplatz. Ideal para vagos.

The 4 You Hostel

El hostel dispone tanto de habitaciones dobles (con litera) privadas como habitaciones compartidas. Nosotros nos alojamos en una doble y nos sorprendió encontrar que cada cama tenía un enchufe en el cabezal y una luz, algo que se agradece porque normalmente cuando compartes habitación, los enchufes escasean o no siempre te apetece dejar el móvil lejos sin tenerlo controlado. Como en la mayoría de hoteles alemanes, en cada cama hay un nórdico doblado, que actúa como cubrecama.

En la planta baja del hostel hay un bar con mesa de billar, una máquina de vending y una mesa común. Cabe decir que nosotros estamos lejos de ser unos expertos en la vida nocturna, por lo que seguro que en el hostel te pueden aconsejar dónde está el sarao, si te apetece salir a ver el ambiente.

Escala Munich nocturna

Escalinata del Staatliche Antikensammlungen, el museo de antigüedades

Para ahorrar en tu viaje, nosotros siempre intentamos buscar un hostel con desayuno incluído, pues a veces la diferencia es poca y sales de casa con “la barriga llena”. El desayuno del The 4You Hostel es muy típico alemán: bandejas de embutido, müsli, yogur a granel y mermeladas variadas, además de bollería y el mítico Schwarzbröt o pan negro.

Escala Diurna

Lo más normal es que si tienes un vuelo con escala en Múnich, ésta sea diurna. ¿Para qué esperar en el aeropuerto (aunque hay que reconocer que es cómodo), si puedes visitar la ciudad? Recuerda dejarte un margen de mínimo 3 horas para ir y volver a la ciudad y pasar posteriormente los controles de seguridad.

¿Dónde dejar el equipaje?

Si has facturado equipaje y los vuelos están conectados (tienes ambas tarjetas de embarque), éste te lo enviarán a destino final. Si tus vuelos no están conectados (es decir, son reservas diferentes), tendrás que recoger el equipaje y volverlo a facturar, con un poco de suerte los mostradores ya están abiertos. Nosotros viajamos generalmente sólo con equipaje de mano,
pero eso puede significar 7-8kg de mochila o trolley que cargar durante todo el día.

Para nosotros la gran solución han sido las taquillas. Por una tarifa fija dejas todo tu equipaje y te olvidas hasta el momento de volver a volar. En Múnich hay dos opciones:

En el aeropuerto

Si vas muy cargado, quizás sea la opción más cómoda. En la Terminal 1 hay una zona de left luggage, donde puedes dejar tu equipaje. La tarifa es por bulto/período de tiempo, siendo la más barata 2.30€/3h por una bulto inferior a 5kg. Lo bueno es que al estar en el aeropuerto, no tienes que cargar demasiado, lo malo es que puede salir más caro, en función de las maletas que llevéis y el tiempo que dure vuestra escala. Os dejamos aquí las tarifas, para que podáis hacer cálculos.

En la Haupbanhof

Ya que tienes que ir al centro, ¿por qué no dejar las maletas en la estación central? Al principio puede dar más pereza eso de cargarlas en el tren, subir y bajar escaleras, pero aquí se paga por día y taquilla, por lo que una taquilla grande cuesta 6€ pero prácticamente te puedes meter dentro. La pega es que si vas a hacer ruta, siempre tienes que calcular tiempo para volver a la estación a recogerlas, aunque de todas formas tu tren para volver al aeropuerto pasa por esa estación.

lockers Munchen Haupbanhof

Estas son las taquillas de la Hauptbanhof

¿Qué hacer en Múnich?

Sin maletas y con tiempo por delante, ya eres libre para empezar a descubrir la ciudad de Múnich. Está claro que unas pocas horas no son suficientes para verla en profundidad, pero sí para hacerte una idea, y si te entra el gusanillo, volver más adelante. Los siguientes puntos están basados en nuestro tiempo útil, que fueron unas 6 horas (márgenes descontados), y que nos permitieron una primera toma de contacto con la ciudad de forma económica.

  1. Un free tour. ¿Cuántas veces hemos dicho lo fans que somos de las cosas gratis? Hoy en día casi todas las ciudades importantes cuentan con una empresa (o varias) que organizan tours gratis en español. Suelen tener una duración de 2-3 horas y cubren los puntos más importantes que estén relativamente cerca, por lo tanto no sales del centro. ¿Y dónde está el truco? Bueno, los asistentes pagan la voluntad, lo que consideran que vale el tour. Por eso los guías se dejan la piel en contar historias interesantes para mantenerte enganchado. Por experiencias pasadas, nosotros siempre buscamos si New Sandemans tiene tour en la ciudad que vamos a visitar, pues además de hacerlo en varios idiomas, suelen ofrecer diversos horarios. En el caso de Múnich, empezaba a las 10, un horario genial para tener margen suficiente. Aunque están abiertos a todo el mundo que se acerque al punto de encuentro, es mejor reservar (y llevar captura de pantalla de la confirmación) para asegurarnos plaza en el horario e idioma elegido, pues se llenan rápidamente. También tienen otros tours específicos de pago en la misma ciudad, por lo que si has quedado contento, es posible que acabes reservando con ellos otro.

    free tour múnich

    Free Tour en varios idiomas

  2. Visitar iglesias. El centro de Múnich está lleno de iglesias, siendo las más conocidas la Peterskirche (hay unas vistas fantásticas desde arriba de la torre, tras sólo 299 escalones y 3€), la Frauenkirche (todo un símbolo del skyline de la ciudad por sus torres gemelas coronadas por las cúpulas en forma de cebolla) o la joya barroca de Asamkirche.
    frauenkirche Múnich

    Perspectiva de la Frauenkirche, uno de los símbolos de la ciudad

    alte Peter Múnich

    Alte Peter, ¿te animas a subir sus 299 escalones?

    Asamkirche Munich

    La impresionante Asamkirche

  3. Sentarte en Viktualienmarkt al mediodía. A pocos metros de Marienplatz, centro neurálgico de la ciudad, dónde se encuentra el ayuntamiento y se celebra el mercadillo de Navidad, hay un rincón de lo más pintoresco: el Viktualienmarkt, el mercado al aire libre más popular de la ciudad. Aquí se pueden encontrar los típicos embutidos baváros, los encurtidos, los corazones de galleta, las bratswurst y como no, un biergarten en el que puedes sentarte a comer, siempre que consumas una cerveza. Y ojo, porque el mediodía son las 12, ¡nada de comer a las 14 como en casa!
    munchen ich liebe dich

    Ich liebe dich…hasta que te lo comes

    Viktualienmarkt munich

    Viktualienmarkt en hora punta

  4. Aunque si hablamos de cerveza, no puedes dejar de visitar la fábrica de cerveza más famosa del mundo y una de las instituciones de la ciudad, la Hofbräuhaus. Porque no nos engañemos, todos sabemos que Alemania es conocida por su cerveza y el nombre de Múnich va inevitablemente asociado a su fiesta más famosa, el Oktoberfest. La Hofbräuhaus reune tanto a turistas como a locales que quieren disfrutar de una buena cerveza en un entorno único, con sus largas mesas comunales y decoración clásica. La entrada es gratuita.
  5. Ir a los jardines más famosos de la ciudad. Si algo envidiamos de Múnich, es su English Garten, uno de los parque urbanos más grandes del mundo, con más de 78km de senderos en los que poder practicar deporte sin salir de la ciudad. Y aquí tampoco podía faltar un biergarten dónde tomar una cerveza fresquita. De echo hay dos: el de la Pagoda China, una torre de 25m de altura que se construyó en 1789, y el que hay al lado del lago, que en días de sol es el primero a llenarse. En otoño es muy agradable pasear por sus caminos entre tonos rojizos.

    english garten munchen

    Sí, esto está dentro de la ciudad. ¿A que no lo parece?

  6. Practicar surf. No nos hemos vuelto locos, no. Múnich no tiene playa, pero por el English Garten pasa un canal artificial del Eisbach que crea una ola justo en una de las entradas del parque, lo que se ha convertido en una de las mayores atracciones de la ciudad. En cualquier época del año es habitual ver a pingüinos esperando para coger la mejor ola y practicar su deporte favorito.

    eisbach surf munich

    Esperando el turno para surfear el Eisbach

  7. Ver la Danza de Cooper en Marienplatz. ¿Creías que el reloj astronómico de Praga es el único en el cuál bailan las figuras? ¡En Múnich también hay uno, situado en Marienplatz. Cada día, a las 11,12 y 17 los muñecos del carillón cobran vida al son de una alegre melodía, que nos cuenta dos historias, entre ellas una batalla entre Baviera y Borgoña. ¿Quién ganará?

    rathaus múnich

    En lo alto de la torre del Neues Rathaus se cuenta una historia

  8. Acercarse al palacio barroco de Nymphenburg. Nosotros no fuímos por falta de tiempo y dudar si era gratis o no, cosa que nos confirmaron desde la gestión del palacio. Está sólo a 20 minutos en tranvía desde Marienplatz y era la residencia de verano de los monarcas bávaros. Es uno de los mayores palacios de Europa y si bien para acceder a los salones hay que pagar un mínimo de 6€, pasear por los jardines barrocos es gratuito.

    Paseos en góndola por el canal central, via Astrid Schmidhuber

    Paseos en góndola por el canal central, via Astrid Schmidhuber

 

Estas actividades son suficientes para una escala, pero si no te convencen siempre puedes buscar más cosas que hacer en Múnich y encontrar la que mejor se adapte a tus necesidades.

Este post está escrito en colaboración con The4YouHostel, que nos ofreció alojamiento a cambio de difusión. Sin embargo todas las opiniones expresadas aquí son libres y basadas en la experiencia vivida.

Sobre El Autor

Infectada del virus viajero sin ganas de curarse. Fotógrafa que prefiere viajar sin equipaje. Sinceridad ante todo, escribo sobre experiencias vividas. ¿Te animas a seguirme en mis viajes?

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.