Los románticos dicen que el medio de transporte forma tan parte del viaje como la gente que conoces en el camino.
Y qué puede haber más auténtico que un tren indio? Siento desmontar la imagen de la gente en el techo, aquí todos dentro.

Durante nuestros 10 días en India vamos a coger 5 trenes, siendo el primero el Varanasi – Agra. Habiendo reservado desde principio de mes, teniamos los billetes en WL (lista de espera) 30-31, lo que significa que sólo subiriamos si fallaban esas 30 personas. Vamos justos de tiempo y para asegurar el viaje, compramos billetes Taktal (son especiales para turistas, puestos a la venta el día antes y al doble del precio) mediante un conocido de nuestro cs, que se llevó una comisión de 6€ por la gestión. No importa, lo importante es tener los billetes confirmados (unas 1000rs, cuando yo tenia mi reserva por 627rs)

El tren sale a las 1640, por lo que a las 1545 ya estamos en la estación, más que nada por ver como funciona el tinglado. Cada tren está numerado y aparece en una pantalla de leds, junto con el número de via por el que llegará. Así que nos dirigimos a la via 8. La megafonía es un no parar de anuncios, en hindi primero y en inglés después. Cada mensaje va rematado por una sonido de estrella, de serie enlatado.

En el anden todo tipo de vendedores: fruta, bebidas y zapatos! Oigo el anuncio de nuestro tren, pero el ruido de la locomotora diesel de al lado me impide escuchar el mensaje, supongo que retrasado. Mientras esperamos, vemos a unos monos que juguetean por los tejados y las escaleras.

Otro anuncio: el tren 13237 efectuará su salida por la via 5. Coge los bártulos y tira papa. Tenemos cama en el coche S1, por lo que nos toca andar todo el andén hasta llegar. 23 inferior (ocupada por un señor que se va al decirle que es nuestro sitio) y 24 superior. Nuestras literas están en el lateral, en la misma dirección de la marcha del tren.
Por logística y masas, me quedo la superior, colocando las mochilas y trastos. En la inferior hay enchufe, sólo le falta wifi a esto!!! Por tener, tiene hasta dos wc: Indian style y Western (con taza), todo un detalle. Eso sí, sin papel como ya es tradición y con fuerte olor.

La imagen desde arriba es muy curiosa. Del techo hay 3 ventiladores en cada compartimento, dónde la gente de las literas superiores deja sus zapatos. Pasan vendedores de bebidas, café o té (cargando con la correspondiente tetera metálica enorme) y comida, supongo que con un cantar parecido al de “cocacola fanta cerveza beeeer” de las playas de Barcelona.

Salimos de Varanasi a las 1710, 30 min más tarde de lo estimado. En TEORIA llegamos a Agra a las 0540am. Digo en teoría porque en la web de los trenes indios hay tablas para cada tren con el retraso medio y éste es de 3h en su llegada a Agra. Ya aviso a papa que se ponga cómodo, que esto va para largo.

En la litera de enfrente viaja un abuelo con su nieta de unos 5 años, que no deja de mirarme y reirse. Soy la única mujer occidental del vagón y supongo que eso le despierta curiosidad, así que le sigo el juego de mirar de reojo y esconderme detrás del libro que me regaló Eola nuestra última noche en Pokhara. La niña no para de reir, y la risa de un niño es super contagiosa, así que el abuelo (subido a la litera como un campeón) empieza a mirarnos y reirse también. Se le une su hermano y ya estamos los tres haciendo caras y ruidos, aunque no nos entendamos.

La familia que me amenizó parte del trayecto

La familia que me amenizó parte del trayecto

A las dos horas o así papa se levanta. Mr sofa está inquieto. “12h mínimo, recuerdas?” Parece mentira que la activa sea yo! Todo es cuestión de filosofía. Supongo que ya aburrido del Kindle me pide los trastos de dormir: cojín hinchable y saco. “Quieres tapones?” Me dice que no, eso sí que es valentía.
Parapeto con el fulard parte de mi compartimento, más que nada para que no se caigan las mochilas con el traqueteo. Me pongo cómoda y busco algún libro interesante en el Kindle que tenemos a medias. Con la tontería me dan las 9. Momento de desplegar el saco de algodón, ponerse el antifaz y apretar los tapones como si quisiera incrustarlos en el cerebro, cuál Homer Simpson con los crayons de colores.
Esta gente son como los Gremlins, se animan de noche!
Pongo la alarma a las 5am, por si por un casual fuera puntual el tren poder avisar al cs. Ilusa de mí! Ni a las 5,ni a las 6 ni a las 7.
A las 8:47am llegamos a Agra, exactactamente las tres horas que decia la web. Y llueve.

 

Sobre El Autor

Infectada del virus viajero sin ganas de curarse. Fotógrafa que prefiere viajar sin equipaje. Sinceridad ante todo, escribo sobre experiencias vividas. ¿Te animas a seguirme en mis viajes?

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.