Después de tantas consultas, y después de pasar por el Burj Khalifa dos veces, ya debéis saber que nos gustan más las alturas que un lápiz a un tonto, y por eso siempre que vamos a una ciudad con elementos destacados en su skyline subimos a ellos (¡sí hasta nos “colamos” en el The Shard the Londres!😁😁) o buscamos un hotel con terraza para poder ver la ciudad desde arriba.

Y por eso Kuala Lumpur, con un elemento tan destacado en su skyline como son las Torres Petronas, (que prácticamente se han convertido en símbolo de la ciudad y del país) no iba a ser menos, evidentemente.

DESDE ABAJO

Y es que las Torres Petronas imponen. En un día claro (algo no muy común en la ciudad), se ven desde cualquier punto. Nuestro taxista Uber nos dejó en la plaza de la entrada y miras hacia arriba y ves una mole de acero que sube y sube. Entramos por la torre 1, y el metal forma parte también de la decoración del lobby, como si de un quirófano se tratara. Aunque nos indican que la venta de entradas está en el sótano, hay que tener cuidado porque es fácil entrar al Suria KLCC Centro Comercial o a una de las torres de oficinas, aunque los torniquetes de la entrada os darán una pista de que os estáis equivocando.

petronas towers Kuala Lumpur

Las Petronas vistas desde la base

HACIA LO MÁS ALTO

Recogemos nuestras invitaciones y pasamos el control de seguridad, dónde nos indican que hay que dejar todas las pertenencias en la taquilla gratuita, pues sólo se puede subir con la cámara (trípodes, palos de selfie, mochilas… no están permitidos). Sorprendentemente no hay nada de cola, imaginamos que por el día gris que hace, que no invita demasiado a subir. En todas las guías y blogs que habíamos mirado recomiendan venir pronto, para evitar quedarse sin ticket, ya que estos son limitados.

En el ascensor nos espera todo el grupo para subir hasta la primera parada, el skybridge, situado entre las plantas 41 y 42, a 170 metros del suelo. Aunque el ascensor es interno y sin vistas, en sus paredes se proyecta como si se viera el exterior.

petronas towers Kuala Lumpur

¿A qué parece que estás subiendo?

Pese a sus 750 toneladas de peso, no está exactamente sujeto a las torres (aunque no se nota, no te preocupes que no es un puente colgante a lo Indiana Jones), ya que estas se mueven entre sí cuando hay fuertes rachas de viento. A parte de un excelente mirador, también sirve para evacuar las torres en caso de emergencia (nunca de forma simultánea). Aquí es dónde hacen la primera explicación de la visita, aunque no es el mejor sitio para tomar fotografías, ya que la baranda se refleja en el cristal.

petronas towers Kuala Lumpur

Desde aquí se aprecia bien la estructura de las torres

petronas towers Kuala Lumpur

Foto desde el Skybridge

Cambíamos de ascensor para dirigirnos al observatorio de la planta 84. Aquí hay una maqueta explicativa y prismáticos gratuitos para cotillear un poco. La gracia de subir hasta aquí es ver la otra torre justo delante, ¡que para algo son gemelas! Las gotas de lluvia empañan nuestras vistas, pero aún y así mola mucho poder ver la construcción de arriba a abajo. ¡Dicen que en días claros se alcanza a ver hasta la estatua dorada de las Batu Caves!

Petronas Towers Kuala Lumpur

Lluvia en los cristales

p1740423LA MEJOR VISTA DE LAS TORRES

Aunque la visita a las torres es muy chula, desde la calle es desde dónde se puede obtener la mejor vista de las torres, en concreto desde el parque que se encuentra a sus pies, el KLCC Park. Es un parque extremadamente cuidado con mucha seguridad (como el resto de la ciudad), dónde los vigilantes velan porque nadie se salte las normas (enseguida me pitaron cuando iba a acercarme a la cascada sin quitarme los zapatos). Hay una zona con una piscina y una cascada, tras la que puedes andar (¡y evidentemente chapotear!) y las torres contrastan con el verde del parque.

Petronas Towers Kuala Lumpur

Buscando una buena perspectiva

Petronas Towers Kuala Lumpur

Las Torres Petronas desde el parque

INFO ÚTIL

⏱HORARIOS⏱

Ten cuidado al planificar tu visita a las Torres, especialmente si estás pocos días en la ciudad. Las visitas son de martes a domingo (los lunes está cerrado) de 9am a 9pm (última subida a las 20.15), habiendo además un cierre adicional los viernes de 13.00 a 14.30 por ser la hora del rezo (no olvidemos que Malasia es un país musulmán).

🎟COMO COMPRAR LOS TICKETS🎟

Atrás quedaron los años dónde los tickets para subir al skybridge eran gratuitos  (lo que implicaba madrugar y hacer una larga cola para hacerse con uno). Hoy en día toca pagar si se quiere subir a este símbolo de la arquitectura. Hay dos formas de comprar los billetes: presencial u online. Según parece, la presencial todavía requiere madrugar, pues la cantidad de plazas diarias es limitada. Por eso recomendamos la forma online, si sabes qué días vas a estar en la ciudad. OJO: para las visitas en las próximas 24h, el sistema no te da opción y tienes que pasar por taquilla sí o sí.

¿El problema de comprarlas anticipadamente? Que llueva o haya mucha niebla, como nos pasó a nosotros, y no puedas disfrutar al 100% de las vistas (¡¡¡pero te ahorras madrugar!!!)

Se ve que hace unos años había la posibilidad de escoger si querías visita completa (skybridge + observatorio) o sólo subir hasta el skybridge, pero ahora existe sólo un único tícket.

Los ciudadanos malayos tienen reducción sobre el precio de la entrada, pero como seguramente no te encuentras en ese grupo, te tocará pagar: 85MYR (18.32€) por adulto, 35 MYR (7.54 €) por niño hasta los 12 años y 45MYR (9,70€) si como Papi Mochilero estás jubilado.

DÓNDE COMER

Depende a la hora que visites las Torres, es posible que cuando acabes sea ya la hora de comer. El panorama a tu alreadedor no parece demasiado alentador, pues estás rodeado de rascacielos y los mejores hoteles de la ciudad, así que es normal pensar que te van a sacar un riñón por pedir un simple arroz. ¡ERROR! Dirígete por el larguísimo túnel subterráneo (nos recordó al transbordo de la L3 del metro de Barcelona, los que lo habéis sufrido alguna vez sabéis de qué hablamos) del Suria KLCC hacia el Aquaria, siguiendo las instrucciones de food court. Aunque no lo parezca, hay una pequeña plaza con 5 o 6 restaurantes variados con precios muy competitivos, algo impensable para encontrarse dentro de un centro comercial debajo del icono de la capital malaya.

Pese a ser las 11 de la mañana, nos entró un ataque de gula (algo comprensible después del casi nulo desayuno de nuestro hotel) y compartimos desayuno americano por menos de 3€, quedando llenos.

[ct_focus background=”#60fdaa”  color=”light” style=”normal” ]Queredemos agradecer a Petronas Twin Towers su invitación para visitar las torres, aunque ello no influye en el modo cómo plasmamos nuestra opinión en esta entrada.[/ct_focus]

Sobre El Autor

Infectada del virus viajero sin ganas de curarse. Fotógrafa que prefiere viajar sin equipaje. Sinceridad ante todo, escribo sobre experiencias vividas. ¿Te animas a seguirme en mis viajes?

4 Respuestas

  1. maite

    Petronas Twin Tower tiene una web “no segura”. Es absolutamente imposible comprar tickets on line. Te ruego les escribas y les digas lo que ocurre. Yo lo he hecho pero creo que no entienden lo que pasa. Pincha en tu enlace on line y veras lo que ocurre.

    Responder
  2. Angel Luis Lopez Puente

    Hola, que hora sera la perfecta para poder sacar fotos de las torres tanto de día como cayendo la noche y siempre y cuando dentro del horario que compre en internet, teniendo en cuenta que son 50 mins y que no te dejaran quedarte por alli a tus anchas…

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.