Air China intenta posicionarse en el mercado espanol ofreciendo vuelos a Asia con escala en Beijing a precios bastante bajos, por lo que facilmente podemos hacer un 2×1 y combinar nuestro viaje con una visita fugaz a la capital china, en la que podemos estar hasta 72 horas sin necesidad de visado ¿Suena bien verdad?

La verdad es que pagar menos de 500€ por un billete de ida y vuelta a Siem Reap (Camboya, base para visitar los templos de Angkor) pudiendo visitar de rebote Beijing nos pareció lo suficientemente atractivo como para comprar los billetes sin pensarlo demasiado.

¿Cómo es volar con Air China?

Es muy posible que si preguntas a tus conocidos por esta aerolínea, la mayoría ni la conozcan, así que te voy a contar cómo es volar con ellos, en base a los cuatro trayectos que he hecho con ellos.

Barcelona-Viena-Beijing

Aunque se vende como vuelo Barcelona – Pekin, lo cierto es que el A330 de la compañía china hace una ‘corta’ escala de 2 horas en Viena. En nuestro caso no hemos podido hacer el check-in online, por lo que nos toca estar en el aeropuerto del Prat las dos horas de rigor antes de la salida del vuelo (con lo que me gusta a mi apurar en los aeropuertos). El check-in lo realiza personal ajeno, aunque con representantes de la compañía para atender los grupos chinos, que llegan cargados con enormes maletones. En poco más de 10 minutos ya tenemos las dos tarjetas de embarque, con los asientos que habiamos escogido en el momento de la compra.

El avión

El A330 parece enorme al lado del Vueling que tiene aparcado al lado. La configuración es 2-4-2, por lo que nosotros no tenemos a nadie al lado al ocupar los asientos AC. En los asientos hay una manta azul, unos auriculares y un cojín rojo, todo debidamente platificado.

La tripulación

La tripulación es china en su totalidad, de forma que los anuncios se dan en chino y en inglés. En lugar de hacer el simulacro de las instrucciones en caso de accidente, ponen un vídeo en las pantallas individuales, protagonizado por un adorable panda.

El inglés de la tripulación es bastante justito y no destacan por su sonrisa. El personal de facturacion de Pekín tampoco habla demasiado inglés.

El pasaje

¿Cómo es el pasajero que vuela en Air China? Chino y ruidoso, en su mayoría. Llevan equipajes de mano enormes, incluyendo las bolsas de rafia de cuadros que dudosamente entrarían en los medidores de las aerolíneas low cost. ¡Ideal para ir haciendo immersión cultural!

El entretenimiento a bordo

Sin duda lo más decepcionante. Está sólo en inglés, chino y francés, por lo que si no sabes alguno de estos idiomas estás jodido. Pero lo peor es que la programación para el vuelo largo (recordemos que son 12horas de vuelo) se limita a 28 peliculas de acción (la mitad chinas), algunos dramas, películas románticas y 5 infantiles (entre las cuales, eso sí, la última de Los Minions). La opción series no es mucho más larga. Vale que tener las temporadas completas de series como Emirates es quizás exagerado, pero con una oferta tan pobre el vuelo se te puede hacer eterno si no eres capaz de dormir o llevas tu tablet/smartphone bien cargado. Por no hablar de la música, sólo de artistas chinos.

Además, la pantalla táctil tiene una respuesta bastante lenta.

La comida

¡Ay qué poco acostumbrados estamos a que nos sirvan comida a bordo! Utilizamos tanto el low cost que nos parece un lujo. Nos han servido 3 comidas: desayuno sobre las 12.30 en el BCN-VIE, consistente en pollo o pescado (¡Debería estar prohíbido servir pescado en un sitio cerrado!), junto con un trozo de bizcocho. La bebida, la de siempre: cerveza, vino, zumo de naranja o manzana.

wpid-20151208190003_wm.jpg

Al poco de salir de Viena, sobre las 5 de la tarde, la cena ¿Cómooooooo? Tiene lógica: la diferencia horaria con Beijing es de 7 horas, por lo que para ellos son las 22. Además es la forma ideal para obligarte a dormir, porque como te esperes a que el cuerpo tenga sueño hora española, estarás a punto de aterrizar.

Otra de las decepciones del vuelo. En el momento de hacer la reserva, te permite seleccionar si necesitas algún tipo de menú especial: marisco, vegano, halal, kosher, sin gluten… Esta petición es frecuente en los vuelos de largo recorrido y hay que hacerla con antelación para que puedan pedirlo a la empresa de cátering. Como nos hemos cambiado de asiento (de la fila de 2 a la fila de 4, entera para nosotros :)), he informado a la tripulación de que yo tenía solicitado un gluten free para el asiento 55A. Me han dicho que no había nada pedido, y que si les podía explicar qué era gluten free para poder apañarme algo. ¡Suerte que mi máxima reacción al gluten es pasarme el resto de la tarde con mocos! Al final lo han podido arreglar, ya que el menú preestablecido tenía opción sin. Para comer me han traído pollo con arroz (la otra opción era ternera con gnocchis) y para desayunar huevos revueltos con patatas y frankfurt, zumo, fruta y un yogurt. (opción 2 noodles de arroz). Por supuesto el desayuno a las 23 de la noche, 6 am hora de Beijing, para empezar el día con energía.

La escala en Viena

Ésta era una de las cosas que más curiosidad me generaba. El avión necesita hacer una escala técnica para repostar, por lo que la compañía aprovecha y llena parte de los billetes a Viena. ¡Por eso había algo de pasaje español, con crios y todo! Al aterrizar, te informan que debes abandonar el avión, recogiendo todo tu equipaje de mano (aunque luego tu asiento sea exactamente el mismo) y que todo lo que quede en el avión será sacado fuera. A la salida hay un agente y una línea divisoria, de forma que a los pasajeros que van a Viena se les indica el camino para recoger el equipaje. Debe ser lógico que el pasaje español acabe aquí, pues nos ha insistido el chico que Viena era por la izquierda. Al resto, nos dejan en una sala cerrada, con asientos, máquinas de vending y unas escaleras al lavabo. Nada más. De todo el pasaje, quedamos sólo 5 españoles. Lo más triste del aeropuerto de Viena no es que te dejen encerrado (cosa que tiene lógica, así no se pierden pasajeros durante la maniobra de desembarque-embarque), sinó que en la sala de espera no hay ni un triste enchufe y los asientos son justitos.

Sala de espera del aeropuerto de Viena

Sala de espera del aeropuerto de Viena

Un enorme cartel naranja anuncia wifi gratis, pero cuesta horrores conectarse y cuando lo consigues, la señal es tan débil que no te da ni para recibir whatsapps.

CONCLUSIÓN:

Volar con Air China está bien por el precio, pero no por los servicios. Evidentemente depende con qué lo compares: en la comparación con Ryanair, es todo un lujo, pero en la competición con las compañías del Golfo no tiene nada que hacer.

wpid-20151208190005_wm.jpg

Sobre El Autor

Infectada del virus viajero sin ganas de curarse. Fotógrafa que prefiere viajar sin equipaje. Sinceridad ante todo, escribo sobre experiencias vividas. ¿Te animas a seguirme en mis viajes?

9 Respuestas

  1. Andrea la China

    “¿Cómo es el pasajero que vuela en Air China? Chino y ruidoso, en su mayoría”.

    ¿Qué clase de comentario es ese? Racista, en su mayoría. Viajar lo curará todo, pero la tontería tiene uno que curársela solita.

    Responder
    • Sara

      Hola Andrea,
      en primer lugar quisiera pedirte disculpas, pues no era mi intención ofender a nadie con ese comentario. Los nórdicos o japoneses siempre pasan desapercibidos, nunca hacen ruido, al contrario que los españoles o italianos, que somos una auténtica tortura para el resto cuando viajamos, ¡porque también somos muy ruidosos!
      Y si el vuelo es de una compañía china con destino a Beijing, lo normal es que una gran parte del pasaje sea de esa nacionalidad 😉

      Responder
    • Anna

      Soy Anna Sadovska y viajo varias veces con Airchina de Barcelona a Viena y vuelta. Me encanta esta compania. No noto ruido, porque aeropuertos es siempre ruido y mucho movimiento. Para mí este vuelo siempre es mejor como con otras compañías, porque valoro mucho personal que es muy a.able si nerviosos trabajadores en la tierra y también en avión. Encantada, gracias!

      Responder
  2. uno más

    Si hay algún problema, -son peor que un dolor de muelas, y además en altura-; se desentenderán de ti, cuando hables con alguno de Air China, no sabrás si medio habla inglés o no, no querrán saber nada de reclamaciones…Te llevarán, si te llevan, a un hotel infame……y para colmar el viaje, si además te pierden el equipaje no te darán un céntimo…… Tres años peleando con ellos, y al fin……. la justicia ha puesto las cosas en su sitio…En resumen, por un poco más, escoge otra compañía aérea, te ahorrás dolores de cabeza, tiempo, no valen la pena

    Responder
    • Sara

      Tienes bastante razón. A mi me cancelaron un vuelo Siem Reap – Pekin con menos de una semana de antelación, obligandome a perder un día en Camboya para pasarlo en China. Yo tuve que llamar a la central en Alemania y hablarles en alemán. Les reclamé el alojamiento y me propusieron adelantar la vuelta de Pekin a Barcelona, acortando las vacaciones. Se desentendieron totalmente del tema. Llevé la reclamación a juicio con mediador y el juez falló 150€ a nuestro favor, pero casi tras dos años de peleas.

      Responder
  3. sufridora

    A mi me retrasron uno de los tramos, lo “bueno” es que me lo notificaron -por email- tres días después de haber llegado a destino, al que además “cortesía” de Air China, le añadieron -al vuelo retrasado- en Pekin otras 2 horas más…. enfin……. si además le añadimos el caos que tienen montado en los aeropuertos chinos, mejor olvidarse de ellos, y buscar opciones mucho más serias, y a veces con precios similares o mejores

    Responder
  4. Laia

    hola!Volamos con airchina bcn-pekin en teoria directo con un vuelo directo…a la ida veo que es un AIRBUS A330-300 y vamos en turista, tienen todos pantalla? he mirado la info del avión y me sale como que turista no hay…y son casi 11horas, espero q sea un error!
    por otra parte sabes si siguen parando en viena todos??
    gracias!!

    Responder
    • Sara

      Hola Laia,
      en el momento del post (diciembre 2015), el avión sí tenía entretenimiento a bordo pero justito (en inglés o chino)

      Pero lo peor es que la programación para el vuelo largo (recordemos que son 12horas de vuelo) se limita a 28 peliculas de acción (la mitad chinas), algunos dramas, películas románticas y 5 infantiles (entre las cuales, eso sí, la última de Los Minions). La opción series no es mucho más larga.

      Y creo que sí, que todos los vuelos siguen parando en Viena durante un rato.
      Un saludo,

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.