Experiencias con locales en Ciudad del Cabo

2 Oct 2019 | Sudáfrica

Experiencias con locales en Ciudad del Cabo

Últimamente se habla mucho del turismo responsable, y por consecuéncia, qué podemos hacer nosotros para ser turistas responsables. Es algo que va más allá de viajar sin plástico o no realizar actividades en las que haya maltrato animal, también hay que tener en cuenta el turismo cultural y las experiencias locales.

En las jornadas de KLM Vuela Sostenible (causantes directas de nuestro viaje a Sudáfrica) se dedicó una mesa redonda entera al tema de «Inspirar y abrir mentes para cambiar la forma de viajar». De cómo viajar dejando un bonito recuerdo hablaron Algo Que Recordar, y es algo que cuesta su trabajo.

Cuesta no juzgar, y poner en valor la diferencia cultural, que muchas veces es la que marca los mejores momentos de un viaje. Viajar debería ser algo más que marcar puntos de un mapa o de una lista, y por eso durante muchos años hemos buscado alguna noche (o varias) de Couchsurfing, ya no por ahorrarte el coste de la noche (irrisorio en algunas partes de Ásia), sino por integrarnos un poco más en la cultura y tradición del país.

Sin embargo, en Sudáfrica el Couchsurfing no entraba en nuestros planes (¡ya nos hubiera gustado!), por la poca antelación con la que planeamos el viaje y el poco tiempo que teníamos, pero no queríamos perdernos las experiencias con locales en un país como Sudáfrica.

Qué es Coffee Beans Routes

¿A quién no le gusta el café? (bueno, a mí) Vayas dónde vayas, en cualquier lugar del mundo, es relativamente fácil ver a la gente reunida entorno a una taza humeante de café, de esas cuyo aroma te penetra hasta el cerebro en las mañanas más holgazanas. En la mayoría de sociedades el café es un acto social. ¿Quién no ha quedado para hacer un café? Y no, no me refiero a moler los granos (es lo que tiene castellanizar una expresión catalana), sinó a sentarnos con alguién querido para contarnos nuestra vida.

taza de cafe
¿Quién no se ha sentado a charlar con un café en la mano?

El café lleva implícitas historias. Así que es normal que los granos de café (coffebeans) sean, de forma literal e poética, el punto de inicio de un proyecto que pretende hacer de las historias el hilo conductor del turismo.

¿Es posible aprovechar el turismo para dar voz a la gente local y que sean ellos quienes cuenten las historias del destino? En un país como Sudáfrica, largamente silenciado durante el apartheid, ¿cómo se consigue crear un entorno dónde los ciudadanos puedan contar sus historias? Dando valor a la gente, creando experiencias locales que nos permitan interactuar y entender lo que sucede en la ciudad.

Historias en un taxi

Consideran que el turismo es una herramienta clave para desbloquear el potencial económico a través de la exploración de la diversidad cultural y legado, y su gestión mediante la creación de experiencias sostenibles, en las que se respetan la cultura y valores tradicionales de la sociedad, a la vez que se apuesta por una repartición local del dinero, en un intento por nivelar los desequilibrios que la historia ha causado. Por eso buscan historias en diferentes ciudades de Sudáfrica e incluso algunos países de alrededor, como Kenia.

Aunque ahora esté en boca de todos, esta apuesta por un turismo responsable basado en las personas y sus historias lleva ya un largo recorrido a sus espaldas, concretamente 10 años. Y parece que la fórmula de la felicidad se basa en la justicia social, y en centrar el enfoque de su producto en cómo nos relacionamos con las personas, las comunidades y las historias, proporcionando una experiencia única a los que quieren entrar en ella. ¡Y nosotros encantados de hacerlo!

Los safaris

Cuándo viajas a Sudáfrica por primera vez, lo normal es asociar la palabra safari a ver animales en libertad, en su propio espacio. Hablar de viajes culturales en Sudáfrica todavía suele tener una connotación negativa y racista, en la que se lleva al turista blanco y rico a las aldeas, a ver cómo los nativos locales. ¿Por qué no buscar una relación de iguales, y de paso darle un nuevo sentido a esta palabra?

Jazz safari

Como la mayoría de las cosas buenas, llegamos a la propuesta de Coffee Beans Routes un poco por casualidad. Buscando qué hacer en Ciudad del Cabo, nos aparecían las típicas atracciones turísticas: subir a Table Mountain, volar en parapente sobre ciudad del Cabo , pasear por el colorido barrio de Bo-kaap o visitar el museo del District Six, entre otras cosas. Mirando las actividades de la City Pass, algo llamó nuestra atención: la posibilidad de pasar la velada en casa de un músico de jazz, cenando con él y disfrutar de un concierto privado, pensado para un grupo pequeño.

No sabríamos deciros qué nos hacía más ilusión: si la cena casera, la noche de charla o el concierto privado en casa de dos conocidos músicos de jazz de la escena capetoniana.

Hilton Schilder

La noche empezaba en el centro de Ciudad del Cabo, dónde nos recogió Sabelo (un enorme guía) y cogimos un uber para dirigirnos a casa del primer músico, Hilton Schilder, que se encontraba a las afueras. La decisión de desplazarse en transporte público corresponde a la intención de repartir el beneficio entre los locales.

En la casa de Hilder nos esperaban él y su mujer, quién había preparado una deliciosa cena tradicional, de la cuál acabó sobrando comida porque había en exceso.

Hilton y su esposa nos abrieron las puertas de su casa

Como no podía ser de otra forma, la cena fue el momento ideal para profundizar en temas históricos y políticos de los que prácticamente teníamos poco conocimiento. Aún siendo un pelín delicados (y estando todavía reciente el Apartheid), resolvieron nuestras dudas y nos contaron cómo se vivía en esa época de represión, mientras a la vez compartían con nosotros sus preocupaciones actuales y esperanzas en el futuro.

Con el postre llegó también el momento más dulce: Hilton sacó un umrhubhe , un instrumento tradicional sudáfricano del que nunca antes habíamos oído hablar. Y el concierto prosiguió al piano, con el que nos interpretó de memoria y sin partitura, algunas de las piezas que él había escrito.

Maya Spector

Volvimos a coger un taxi para regresar a Cape Town y dirigirnos a casa de Maya Spector, que nos deleitaría cantando sus propias canciones, acompañada solo de su piano y sus gatos.

jazz safari cape town
Los protagonistas de la noche

Antes del concierto nos contó algo de su vida. Durante el Apartheid estaba prohibido que los negros se juntaran con los blancos, y por supuesto cualquier relación amorosa estaba prohibida y podían ser castigados. Sin embargo sus padres se arriesgaron, como en las historias de las películas: él era un diplomático américano destinado a Sudáfrica, ella era sudáfricana y maestra de música. Tenían que verse a escondidas en los países limítrofes, con el riesgo de ser descubiertos. Pero lo consiguieron y de esa unión nació ella y su hermana, unas niñas que desde bien pequeñas viajaron por el mundo siguiendo el trabajo de su padre, y por lo tanto estuvieron expuestas a diferentes culturas y estilos musicales.

jazz safari cape town
Maya Spector al piano

Con las manos en el piano, empezó a tocar sus canciones, que a mí me recordaron mucho a los inicios de Alicia Keys, y eso fue una de las cosas que más me enganchó en esta segunda parte del concierto. Muchas veces no hacen falta grandes montajes ni escenarios para conseguir poner la piel de gallina.

jazz safari cape town
Maya es una mujer digna de admirar

Aunque nosotros no quisiéramos, la noche llegó inevitablemente a su fin. Nos hubiéramos quedado un buen rato más charlando con ella y que nos contase historias de la escena nocturna de la ciudad, pero el reloj avanzaba impasible. Nos quedamos con ganas de saber más pero nos llevamos una gran experiencia en la memoria.

Además, todavía nos queda el plato fuerte (y nunca mejor dicho) de nuestra estancia en Ciudad del Cabo, y nunca mejor dicho, porque hemos dejado para el final el Cuisine Safari para acabar nuestra estancia en el país con un recorrido gastronómico.

¿Buscáis experiencias locales en vuestros viajes?

Tras esta receta está

La Doctora Sara

Infectada del virus viajero sin ganas de curarse. Fotógrafa que prefiere viajar sin equipaje. Sinceridad ante todo, escribo sobre experiencias vividas. ¿Te animas a seguirme en mis viajes?

¡NO TE OLVIDES EL SEGURO DE VIAJES!

Por ser paciente de Viajar Lo Cura Todo tienes un 20% de descuento en tu seguro con el código VIAJARLOCURATODO

Código ético: colaboración. El post que acabas de leer se trata de un post escrito en base a nuestra experiencia al haber probado los servicios o productos de las empresas mencionadas en el artículo. Eso significa que hemos recibido de forma gratuita algunos servicios mencionados, pero la empresa no influye en el artículo. La opinión expresada (así como las fotos, siempre que no se especifique lo contrario) es totalmente nuestra e independiente sea totalmente nuestra e independiente, porque nos gusta contarte aquello que hemos vivido durante el viaje y queremos que la información pueda serte útil en la planificación de los tuyos. Además en este artículo encontrarás enlaces de afiliación. Si decides adquirir el producto, a ti no te repercute en el precio final y a nosotros nos dan una pequeña comisión. De esta forma podemos seguir adelante con el blog

Encuentra las mejores ofertas para ahorrar en tu viaje

Encuentra el vuelo más barato en Skyscanner. Hola!

Alquila aquí tu coche para moverte por la zona con total libertad

¿Por qué no alquilar una furgoneta? ¡Encuéntrala aquí!

Reserva aquí el hotel que más te guste y al mejor precio.

Consigue aquí 25€ de descuento en tu primera reserva de un piso vacacional en Airbnb.

Contrata aquí tus traslados desde y hacia el aeropuerto.

Contrata aquí tus actividades y tours ¡y olvídate de las colas!

Consigue tu SIM card para tener datos en el extranjero

No pagues comisiones por divisa extranjera con la Tarjeta BNext

4 Comentarios

  1. Lucy

    ¡¡¡Qué pasada!!! Ahora tendremos que volver sí o sí a Ciudad de El Cabo

    Responder
    • Sara

      Tienen un montón de propuestas muy interesantes y que pretenden acercar el turismo de una forma distinta.
      ¿Os faltaban excusas para volver? 😉

      Responder
  2. Lena

    Una bonita experiencia de las que se recuerdan siempre. Gran manera de acercarse a la cultura local de Ciudad del Cabo y eso del concierto privado suena muy bien!
    Saludos!

    Responder
    • Sara

      La verdad es que a nosotros se nos puso la piel de gallina en algunos momentos de la noche.
      ¡Gracias por comentar!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

TRAS LA PANTALLA
Sara

Sara

Doctora de viajes

Coleccionista de experiencias y enamorada de la bici. Sólo recomiendo lo que yo he probado y me ha gustado. Buscando siempre el lado alegre de la vida.
¿CREES QUE VIAJAR CURA? >>
RECETAS MÁS PEDIDAS
AHORRA EN TUS VIAJES
Booking.com
ÚNETE A NOSOTROS