Quizás sería más correcto hablar de «alojamiento menos caro», ya que la palabra barato y la capital islandesa (y en general todo el país) no parecen llevarse demasiado bien. Porque sí, Islandia es caro de narices.

Alojamiento en Reykjavik

Pues lo dicho. En tu aventura islandesa, es muy probable que tarde o temprano acabes en su pequeña capital, ya sea como base para hacer excursiones, en tu última noche en el país antes de ir al aeropuerto de Keflavik (a 60km del centro) o para descubrir su famosa y legendaria vida nocturna, a la que los locales llaman jammith, que por lo que parece es de las mejores del mundo. Este par de doctores abstemios no tuvo el placer de comprobarlo…

La noche islandesa debe ser algo así

Sea cuál sea el motivo, no te asustes cuando empieces a buscar alojamiento lowcost, pues parece ser que es escaso. ¿Qué se considera lowcost? Bueno, el baremo depende de cada uno, nosotros partimos que más de 30€ por una cama individual empieza a pasarse de nuestro presupuesto (¡¡¡ay como añoro a mi querida Asia en momentos así!). Si los couchsurfers de la comunidad están todos ocupados, no queda más remedio que seguir buscando.

¿Dónde está el centro de Reykjavik?

Una vez tuvimos nuestra ruta en furgo planificada, supimos que la última tarde-noche la pasaríamos en Reykjavik, por lo que empezamos a mirar alojamiento en Booking.com mientras temblaba nuestro bolsillo.Ojo con las búsquedas en el área de la ciudad porque ésta tiene barrios agregados que están un poco lejos del centro. De hecho el propio Google Maps te coloca el pin dónde está el nombre, cuando el centro de la ciudad se encuentra un poco más a la izquierda.

Os hemos preparado esta comparativa para que más o menos os orientéis un poco. Para ello hemos tomado como referencia la iglesia Hallgrimskirkja, desde la cuál hemos trazado un radio de 1km a su alrededor, pues allí es dónde está el centro de la vida reykjavikense: las calles comerciales en V de Skólavörðustígur  y Laugavegur, el colorido edificio de la Opera Harpa , la estación de autobuses BSI y  la escultura del Sun Voyager. ¡Todo Reykjavik a tiro de piedra! Y es que aunque no lo parezca, el centro es chiquitito y se hace rápidamente andando.

hoteles reykjavik

Situación de los hoteles de Reykjavik en relación al centro

Alojamiento en hostels

Filtramos por menos de 50€ la noche y la disponibilidad quedó reducida a los hostels que aparecen en la web de Visit Rerykjavik, dentro del apartado «Where to stay«. Así que tras comparar precios y sobre mapa, escogimos quedarnos en el Bus Hostel Reykjavik, porque a excepción del Loft Hostel(que está pegado a la mayor calle comercial, ideal para salir de pubs), era el que más cerca de la estación de autobuses está (¡ojo con el Lava porque está en Murcia!) Os dejamos la tabla comparativa con la habitación más económica (cama en dormitorio compartido de hasta 24 personas) y la habitación más cara (doble o twin).

hostels reykjavik

Los diferentes hostels de Reykjavik

Bus Hostel Reykjavik

El salón

Situado a 13 minutos a pie de la principal estación de autobuses de la ciudad (punto de llegada y salida de los buses hacia el aeropuerto), cuando llegas al Bus Hostel Reykjavik (lo hagas a la hora que lo hagas, pues tiene recepción 24/7) te encuentras con un enorme salón social con una decoración algo ecléctica. Es decir, todo aquello que podría estar en una tienda vintage tiene cabida. Aunque hay happy hour de 17 a 21, la mayoría de gente está sentada en un sillón pegado a sus pantallas sin mirar alrededor😢. Por suerte llegan algunos grupos que cogen sitio en las mesas grandes y comparten anécdotas o planean el día de mañana.

bus hostel reykjavik

Salón con mobiliario ecléctico

bus hostel reykjavik bar

¡Como en casa la yaya Dottir!

bus hostel reykjavik

Función social del salón

El bar

En una esquina de este salón hay el bar dónde se sirve la happy hour así como el resto de bebidas calientes y frías (el agua está en jarras a libre disposición), que alberga además una curiosidad histórica.

bus hostel reykjavik bar

Un bar con decoración Kitsch

¿Te acuerdas que una fuerte crisi económica golpeó Islandia en 2008? Sí, esa en que el pueblo castigó a los bancos, juzgó a los políticos y se nego a pagar la deuda externa (al contrario que nosotros, y así nos va…). Pues esa crisis hizo que McDonalds cerrara el último restaurante en la isla en 2009. Y justo un día antes de su cierre, el 29 de octubre de 2009, el señor Hjörtur Smárason fué y compró una hamburguesa para conservarla. Después de haber pasado por el museo Nacional de Islandia, decidieron traerla aquí. Y aquí permanece 8 años después, dentro de una bandeja de cristal y bajo la atenta mirada de una cámara que retransmite en directo

¿Y qué gracia tiene ver una hamburguesa inanimada? Precisamente esa, que 8 años después de haberla comprado, ¡tanto las patatas como la hamburguesa siguen prácticamente igual! Evidentemente, uno no puede resistirse a hacerse una foto con tal relíquia,
¡aunque no nos la comeríamos ni de coña!

bus hostel reykjavik

Nada mal para tener 7 años, las patatas están igual

bus hostel reykjavik

#lastburgerselfie

Las cocinas

Así, en plural. El hostel dispone de dos cocinas, una en el primer piso y otra en el sótano, totalmente equipadas con todos los utensilios y cacharros para que puedas cocinar y así ahorrar algo de dinero. Hay unas neveras en las que puedes dejar tu comida de frío (o hacerlo en la calle), marcando tu nombre. Cada cajón o estantería del frigo tiene la habitación. Para la comida de no-frío hay unas cestas, rotuladas de igual forma. Y en una esquina, hay una zona de comida gratis, que es lo que amablemente han dejado otros huéspedes que han pasado antes de ti. Entenderás que esto funciona basado en el respeto y la norma de que a ti te repatearía el hígado despertarte una mañana y ver que alguien se ha comido tu yogur con muesli que compraste la noche anterior en el Bonus, mientras ibas en busca de la oferta de 2×1. ¡Así que no hagas aquello que no te gustaría que te hicieran y limítate a coger la comida que está en la zona de free food!

bus hostel reykjavik

Una de las cocinas

bus hostel reykjavik kitchen

Tú ensucias, tú limpias

bus hostel reykjavik kitchen

Comida free, no te pases

 Las habitaciones

¿Y que sería de un hostel sin las habitaciones?¿A qué hemos venido si no es a dormir? Encontramos dos típologías de habitación (aunque todas con baño compartido): las privadas y las compartidas. En las privadas hay la individual, la twin (dos camas separadas) y la doble. Mientras que en dormitorios hay de 4, 6,10, 16 y 24 camas. ¡Menuda fiesta como tus vecinos ronquen!

Dado que nosotros sólo íbamos a estar una noche, optamos por la opción barata en el dormitorio de 24 personas, pero al aceptar la propuesta de colaboración, acabamos durmiendo en una doble, una habitación básica con un tocador, una silla y una cama dónde el edredón no está dentro de una colorida funda (ya descubrimos que ese es el sistema nórdico, pero abriga un montón.

bus hostel reykjavik

Habitación doble, con decoración sencilla

bus hostel reykjavik

Cama nórdica, con el edredón sin funda

Pensamos que nos habían puesto la toalla por cortesía, pero vemos que en las habitaciones privadas tanto la toalla como el edredón están incluidos. En las compartidas el edredón vale 1000 ISK y la toalla 500ISK, por lo que si vas solo tienes que tenerlo en cuenta en tu presupuesto o llevar un saco de dormir.

Otras instalaciones

Los pasillos de las dos plantas que tiene el hostel son como el salón, con adornos de lo más curioso. Entre las habitaciones hay el sistema de taquillas para dejar el equipaje (útil cuando compartes), para el cuál te piden una fianza de 1000ISK que te devuelven cuando haces el check out y devuelves la llave.

bus hostel reykjavik

Detalles del pasillo

bus hostel reykjavik

Taquillas para el equipaje

Como buenos nórdicos, los baños son senzillos y funcionales. El suelo es de plástico, de forma que es mucho más fácil de limpiar que si fuera de cerámica. Nos faltó que hubiera dispensador de jabón, pero eso quedó compensado con la temperatura del agua. Veníamos de -2 grados fuera y entrar a la ducha fue casi lo mejor del día. 38, 40, 42…¡y subiendo!

bus hotel reykjavika

Baños funcionales

Servicios

Reserva de excursiones

Imaginamos que como otros hostels de la ciudad, desde recepción se pueden reservar excursiones en la zona de Reykjavik (aunque nosotros seamos partidarios del DIY, entendemos que pueda ser un factor determinante la facilidad para organizarte los días), además de reservar el autobús al aeropuerto sin coste adicional (teniendo en cuenta que ya vale casi 21€)

Parking

En un país con 300000 habitantes, aparcar no es problema. Si vienes con tu propio coche, puedes aparcar gratis en la entrada.

Secador de pelo

Vale, esto puede parecer superficial. Pero te aseguro que cuando llevas el pelo largo, te piensas dos veces el ducharte si no te lo puedes secar luego, porque puedes coger un constipado tremendo si sales así a la calle. ¡Y no es plan de ir cargando con el secador a todas partes, que bastante limitados vamos con el equipaje de mano! Problema solucionado: antes de ducharte acércate a la recepción y pídelo con una sonrisa. ¡Luego no te olvides de devolverlo!

Recepción 24 horas

El checkin empieza a las 15 y el check out es a las 10, pero es bueno saber que tienes la recepción siempre abierta por si sales a darlo todo en la jammith y luego no te acuerdas ni como te llamas. ¡Por lo menos podrás dormir!

Cuarto de maletas

Si necesitas hacer check-out pero no te apetece cargar con tu maleta por la ciudad, ellos te la pueden guardar en su cuarto de maletas de forma gratuita.

Conclusión

El Bus Hostel Reykjavik es un lugar simple pero agradable dónde quedarse durante tu estancia en Reykjavik. Aunque sobre mapa parezca que está lejos del «centro», nosotros tardamos unos 15 minutos a paso muy lento en llegar hasta la catedral y 30 minutos en volver desde el Harpa, en primera línea de costa.

Correcto para el precio, el factor de la cocina es muy importante, sobretodo si vas a hacer base en el hostel para visitar el resto del país. Así puedes hacer la compra para 2 o 3 días y realizar todas las comidas «en casa». De esta forma podrás reducir bastante tus gastos, pues el coste en el supermercado Bonus de algunos productos no es mucho más caro que aquí (¡incluso descubrimos que los sobres de ramen instantáneo eran más baratos!).

Te recomendamos te pases por el salón e intentes unirte a algún grupo, en vez de quedarte pegado a la pantalla de tu smartphone. ¡Seguro que acabarás contando alguna anécdota de tus viajes!

[ct_message type=»info» ]Queremos dar las gracias a Bus Hostel Reykjavik por su colaboración a cambio de difusión en redes, aunque todo el artículo está basado en nuestra opinión propia[/ct_message]

 

Sobre El Autor

Infectada del virus viajero sin ganas de curarse. Fotógrafa que prefiere viajar sin equipaje. Sinceridad ante todo, escribo sobre experiencias vividas. ¿Te animas a seguirme en mis viajes?

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.