Ayer por la noche dejamos a los chicos en el aeropuerto por lo que la ruta sigue con nosotros dos. Tras deshacer los 50km desde el aeropuerto, buscamos con ayuda del GPS un lugar apartado para dormir en las afueras de Reykjavik.
Nuestro plan original era hacer un safari no invasivo de avistamiento de orcas con Laki Tours en la península de Snafaellness, pero hace un par de días nos informaron por mail que cancelaban las dos salidas por mal tiempo, por lo que tenemos todo el tiempo del mundo para recorrer la costa oeste de la isla, mucho menos concurrida.

Ruta escénica

Nos suena la alarma a las 8 y como ya es habitual estos días, calentamos agua en un cazo para prepararnos té y café, que desayunamos con los frutos secos que aún nos quedan. En la primera gasolinera y aprovechando que aun no ha salido el sol, lavamos los platos y rellenamos el depósito de 15 litros de agua que alimenta la pica. Con una tímida luz asomando por el horizonte, entramos en la 1 dejando a la derecha el desvío que hacia Thingvellir que tomamos el primer día. Desde este momento y durante mucho rato tendremos la línea de costa a mano izquierda.
Nubes rosas aparecen en nuestro retrovisor, preludio de lo que vendrá en las siguientes curvas: un precioso amanecer con nubes naranjas, azules y rosas nos invita a parar en el primer lugar posible y hacer fotos de la bahía. A los pocos minutos dos o tres coches hacen lo mismo y ¡no es para menos! Tras tres días sin ver la luz del sol, este espectáculo es un verdadero regalo😍😍

sunrise iceland

Amanece en Islandia

Por el camino más largo

En la 1 hacia Borgarnes se encuentra el único peaje de Islandia, el túnel submarino de Hvalfjörður, que permite cruzar el fiordo del mismo nombre en 10minutos, al módico precio de 1000 ISK (unos 8€). Como no tenemos prisa, preferimos ahorrarnos ese dinero y tomar la carretera original 47 que recorre el fiordo. Una decisión totalmente acertada porque el sol sigue subiendo y revelando antes nosotros un paisaje espectacular que nos hubiéramos perdido por querer ir más rápido. Hoy es uno de los días en los que aplica eso de disfrutar el camino. Cascadas, montañas nevadas y curvas, una combinación de fantasía.

road 47 iceland

¿Quién quiere coger el camino largo?

Podemos reengancharnos a la 1 en dirección a Borgarnes, pero nuestro próximo destino requiere que giremos a la derecha por la 520, haciendo un campo a través en toda regla. Empezamos un nuevo juego: ¡esquiva el bache! Sólo hay un tipo de carreteras por las que explícitamente no podemos meter la fuego, y éstas son las F (o carreteras de montaña que recorren el interior del país y por las que únicamente pueden pasar los todoterrenos). Miramos el mapa y al no ver esta nomenclatura seguimos adelante por una carretera bacheada a más no poder y por la que en España y con nuestra furgo iríamos a 10 por hora y con la máxima precaución.

“Esto es Islandia”

Durante el trayecto en esta carretera aplicaremos varías frases mientras pasamos por los baches llenos de barro:

1. Esta furgo lo aguanta todo.

2. Aquí están preparados para esto

3. Cuando la devolvamos ya podrán tirar los neumáticos.

4. En casa…¡no nos metemos por aquí ni de coña!😂 Y con estas excusas por bandera volvemos a encontrarnos con una carretera normal, la 50 (parece toda una autopista), que seguiremos hasta Deildartunguhver (¡gracias Alberto por recomendarnos este lugar!)

Caliente caliente

Y es que en este pueblo de impronunciable nombre se encuentra una de las fuentes de agua termal más potentes del mundo (la de mayor caudal de Europa) y es que abastece de agua caliente a los pueblos que tiene a 65km a la redonda. El Deildartunguhver que genera esta brecha en el suelo es visible desde varios metros antes de llegar al lugar, generando un fuerte contraste debido al frío.

Deildartunguhver iceland

Deildartunguhver a lo lejos

A la llegada nos recibe ladrando el guardián del lugar, un perro pastor en baja forma al que acabaremos llamando Tejoncito. Y es que lejos de ser fiero, cuando bajamos de la furgo nos mira y se tumba en el suelo para que le rasquemos la barriga😂😂🐕
Estamos solos y nos acercamos a la humareda blanca. Los conos con señales de peligro (y su traducción en varios idiomas) están por todas partes. Y es que tras los conos y la valla de madera, cuando sopla un poco el viento se puede ver cómo el agua de un intenso color azul brota directamente de un agujero en el suelo. Seguro que más de uno se habrá llevado una quemadura made In iceland de recuerdo por intentar acercarse demasiado al agua que sale a 100°C. Recordad que la estupidez no tiene límites.

Deildartunguhver iceland

¡Ni se te ocurra acercarte, el agua quema!

Un súper, por favor

Son casi las 14 de la tarde y nos quedan un par de horas de luz, así que como llevamos haciendo los últimos días posponemos la comida para hacer una comercena y aprovechar al máximo el sol. Ya nos hemos quedado sin provisiones y paramos en un pequeño súper de carretera de camino a las cascadas de Hraunfossar. En casa tenemos una regla de oro para presupuestos limitados: nunca comprar en las gasolineras, salvo caso de extrema necesidad u holocausto zombie. Entonces, ¿¡por qué lo hicimos en uno de los países más caros!?!?😕Llamaremos a Iker Jiménez para que nos lo explique. Creo que lo podemos atribuir a un ataque de hambre y olvidarnos que más tarde pasaríamos por una de las ciudades más grandes del país. Esta acción totalmente irracional se traduce en una bolsa de pan, dos tabletas de chocolate blanco y un paquete de 16 frankfurts al módico precio de 1995 ISK, o lo que es lo mismo, 16€ aprox. Nos merecemos un aplauso 👏👏

icelandic road

Carretera a Hraunfossar. ¿Quién dijo que no hacia sol?

Más cascadas

Una larga recta entre campos amarillos y caballos nos lleva hasta el aparcamiento de las cascadas Hraunfossar y Barnafoss, mucho menos visitadas que las del sur pero con mucho encanto. Como todas las atracciones naturales del país, el acceso es gratuito y hay miradores habilitados. El hielo cubre el camino y sumado al fuerte viento, hay que ir con cuidado de no dar un resbalón. Primero nos acercamos hacia Barnafoss (la cascada de los niños), dónde cuenta la leyenda que dos niños se ahogaron por estar jugando en el puente de piedra que había sobre ella y su madre lo derribó para evitar que volviera a suceder tal tragedia. Barnafoss no es una gran cascada, más bien un río turquesa muy bravo que salva desniveles.

barnafoss iceland

Parece mansa, pero no lo es

Sus aguas enfurecidas siguen el curso del río Hvítá hasta reunirse con las de la cascada de origen volcánico Hraunfossar. Es pequeña pero ancha, el agua se distribuye sobre las coladas de lava y esta mezcla contrasta con el azul y los colores cálidos de la vegetación, dando lugar a una verdadera postal multicolor.

cascada hraunfossar islandia

Hraunfossar, la cascada del lago azul

Hace muchísimo viento y no sé si el trípode aguantará lo suficiente para hacernos una auto-foto (somos muy negados para las selfies, ¡qué le vamos a hacer!😕). Preparo la cámara con las manos heladas, enfoco, saldremos los dos de cuerpo entero. Le doy al disparador y corro a mi sitio. 8,7,6…¡ y pasó lo que ya se veía venir!Un golpe de viento empuja hacia atrás el trípode y asistimos a la caída en cámara lenta del conjunto, como en las películas. Caras de terror y corremos a intentar amortiguar el golpe. La suerte quiere que sea el mango del trípode el que impacta contra el suelo, salvando así la cámara.

Primer Bonus

Tras el susto volvemos al coche y deshacemos camino hacia Borgarnes, para así poder dirigirnos al noroeste por la carretera 54. Pasado el puente hay todo un centro comercial, así que la novatada de antes todavía nos duele más. Ya que estamos, entramos al supermercado Bonus (el único aprovado para presupuestos reducidos) a ver qué se cuece por ahi y comprobar si realmente es el super para los mochileros. Apunta: sólo comprarás en Bonus. ¡Los precios son bastante buenos y vimos que los noodles instantaneos son mucho más baratos que en casa! Además, tiene la gracia de que las zonas de refrigerados te metes directamente en la nevera en lugar de abrirla. Por menos del presupuesto del super de carretera, compramos iogur de litro para desayunar, tortitas de arroz, cocacola, chocolate y patatas. ¿Que sería de un roadtrip sin la comida basura?

bonus iceland

¿Por qué abrir una puerta si puedes entrar en la nevera?

Paquetes de noodles instantaneos más baratos que en casa

Paquetes de noodles instantaneos más baratos que en casa

Dormir en el medio de la nada

Aunque el sol ha decidido irse a dormir hace un rato, todavía tenemos algo de luz en un cielo que se va tornando azul a cada metro que avanzamos. Nuestro objetivo es aparcar al lado de unos baños termales naturales que hemos visto en la web de Hot Pot Iceland, a los cuáles se llega por un desvío de la 55. Está oscureciendo y no vemos claro hacer los últimos 6 km por una carretera nevada y estrecha, con pendientes, así que (¡nuestro gozo en un pozo!) damos media vuelta y nos retrocedemos un poco hasta una iglesia que habíamos visto de camino. En el camino vemos la señal de camping, pero evidentemente está cerrado. Así que esta noche la pasaremos aparcados al lado de la iglesia y bajo unas montañas nevadas iluminadas por la luna llena. ¿Se puede pedir algo más?

campervan iceland

Pasando la noche al lado de la iglesia

Y esta vez, sabiendo que teníamos muchas horas de carretera, hemos hecho un pequeño timelapse del recorrido.

 

Gastos del día: 35€ en comida aproximadamente al cambio

Distancia: 247.51km

west coast iceland

El tramo de esta etapa, recorriendo la costa oeste

Sobre El Autor

Infectada del virus viajero sin ganas de curarse. Fotógrafa que prefiere viajar sin equipaje. Sinceridad ante todo, escribo sobre experiencias vividas. ¿Te animas a seguirme en mis viajes?

8 Respuestas

  1. Loli

    Ay, Sara… Estamos a un click de irnos con las niñas a Islandia pero en invierno, que es lo que me frena un poco.
    Vosotros estuvisteis en enero ¿no? ¿Estaban las carreteras accesibles? Parece que recorristéis parte de la costa sur y la oeste. ¿Suficiente para una semana, que es lo que pretendemos estar? Me surgen mogollón de dudas…
    La idea, en un principio, es alquilar una furgo porque es la mejor manera de recorrer el país. Al final, leyendo vuestros relatos, las distancias son largas y los días muy cortos 🙂
    ¿Cómo lo ves tú?

    Responder
    • Sara

      Hola Loli! La única pega es que los días son cortos y no los aprovechas igual que en verano. Las carreteras (por lo menos la princippal) está bien, y puedes ver ent iempo real cuales están cortadas en la web http://www.road.is Nosotros estuvimos 5 días sólo y se nos hicieron cortos porque no pudimos llegar a la laguna glaciar de Jokursarlon, pero dan para bastante.
      Vamos, yo no me lo pensaría. En la furgo no pasamos NADA de frío y además tiene calefacción.
      Tenemos un post sobre alquilar furgo, aunque ¡qué te voy a contar!
      Cualquier cosa me dices!

      Responder
  2. Berta

    Hola!
    En una semana nos vamos a Islandia!!!!! Nos vamos en una campervan y nos encantaría dormir por ahí sin necesidad de ir a un camping pero en muchos sitios veo que ahora está prohibido aparcar por ahí. ¿Me puedes aclarar esto? Y sobre todo en el caso de querer buscar una localización chula y alejada de luces para hacer fotos nocturnas cómo lo hacemos si está prohibido? Te pueden multar?

    Muchas gracias!!!

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.